Bonilla y Lara-¿Fiscalía autónoma?-Confrontación corralista-Morenos capitalinos

BONILLA Y LARA, Marco y Roberto. Hermanos que harán como que disputan la candidatura del PAN a la alcaldía capitalina, pero en la que finalmente el mentor todo indica que habrá de levantarle la mano a su alumno más avezado en la grilla.

Los malosos que ayer atestiguaron los registros de los dos contendientes por la nominación azul, nos comentan que el duelo de músculos entre la militancia de la ciudad, está más que medida. El antecedente marca que al menos Marco Bonilla podrá contar con mil 600 a mil 800 votos en la bolsa, mientras que el resto, unos mil 200 a mil 300, es lo que Roberto Lara sumaría.

Esos números hasta antes del pasado domingo, cuando no se tenía el registro de que la candidatura de Maru venció al equipo de Madero en casi un 3 a 1 en Chihuahua capital. Ayer se dijo y todos quieren estar con el ganador. Falta saber si los amarres de Roberto Lara dentro del equipo de Maru hacen la hombrada, porque operadores de Jorge Espino, cercanos a la candidata a gobernadora y al aspirante maderista, tienen lo suyo.

Lo que ayer se observó, en términos reales, fue la capacidad de movilización que deberán tener los chamacos. Bonilla hizo lo propio con una caravana de cientos de vehículos y por ende cientos de militantes. El expresidente de la Junta de Agua operó en discreta medida. El duelo de volados es a dos de tres lanzamientos y el primero ya fue “águila” para el chamaco Bonilla, quien arribó a su registro al Comité Directivo Estatal acompañado de una caravana kilométrica que lo vitoreó desde que salieron del norte de la ciudad hasta la avenida Zarco.

Ambos chamacos hicieron su tarea de cara a las elecciones internas del domingo, y por lo pronto Marco Bonilla logró unificar a varios sectores del panismo en su favor, desde los jóvenes que ahora sí están integrados, hasta la raza experimentada con la que se asesora, como lo son el exalcalde Juan Blanco y la exregidora Ana María Negrete, panistas de la vieja guardia que aportan experiencia al grupo marcado como favorito para alzarse con la victoria el próximo domingo.

******

HÁGASE LA LEY… en los bueyes de mi compadre, dice un viejo y popular refrán, que describe a la perfección lo que podría suceder con la Fiscalía General del Estado, pues ahora sí se viene una propuesta de Palacio de Gobierno para que sea autónoma, es decir, a pocos meses de que la actual administración del gobernador Javier Corral se termine, y después de convertirla en el “coco” de varios actores políticos, ahora sí hay que buscar la autonomía que debió tener desde hace bastantes ayeres, precisamente para empatarla con lo que ocurre en la Fiscalía General de la República, que, hay que decirlo, de autónoma tiene poco. Sin embargo, ya casi con el adiós encima, desde Palacio y del propio fiscal César Peniche surgió la idea de llevar a cabo los arreglos necesarios para que antes de terminar el quinquenio, otorgarle “autonomía” a la FGE y que ya no dependa del gobernador en turno, aunque eso sí, quizá buscar el blindaje necesario para lo que se pudiera ofrecer.

Bien dicen que el miedo no anda en burro, sino que se mueve en jet supersónico, y esto ocurre en la antesala del viejo refrán popular que reza: “los carniceros de hoy, serán las reses de mañana”. Y ante la eventual llegada de Maru Campos a la gubernatura, el hoy perseguidor gobernador no quiere salir perseguido. O al menos no con la facilidad que esta administración tuvo para armar y desarmar expedientes, algunos de ellos, mediante la presión más allá de los mecanismos de la ortodoxia ministerial.

Y aunque la propuesta todavía no llega al Poder Legislativo, el cual tendría que amarrar y darle cauce a la iniciativa, es más que un hecho que la idea existe en el imaginario del actual gobierno estatal, incluso ya se le empezó a dar forma, pero de nueva cuenta vuelve a repicar en los adversarios del gobernador Corral, por qué no haber buscado esa autonomía ahora deseada, desde el comienzo de la administración. Chance si así hubiera sido, pocos pondrían en tela de juicio las carpetas de investigación que se cocinan en contra de múltiples actores políticos que participarían, y participarán, en el actual proceso electoral.

******

PARA MANTENER LA línea con el gobernador Javier Corral y el proceso electoral un tanto atípico, la que no fue atípica es la respuesta del mandatario estatal del por qué dejó plantado a Marko Cortés, dirigente nacional del PAN, quien el lunes se quedó esperando al Góber para platicar a fondo de la elección interna panista que dio como resultado a Maru Campos como candidata a la gubernatura. Y es que a Corral le molestó que el líder azul dijera que como partido, el PAN apoyará “con todo” a la alcaldesa con licencia ante las acusaciones en su contra y de las cuales Corral ha hecho eco desde hace meses. Eso, dijo el gobernador, no le pareció, y para evitar “sospechas”, simple y sencillamente no se reunión con Marko Cortés, quien regresó a Ciudad de México sabiendo que aunque Corral y Maru pertenezcan al mismo partido político, el mandatario no se bajará del macho de su “Operación Justicia”, así le cueste la gubernatura al PAN, pues es cada vez más constante el decir de los malosos que Corral preferiría entregarle la silla al morenista Juan Carlos Loera o al naranja Alfredo “El Caballo” Lozoya, que a la elegida del panismo.

******

YA QUE MENCIONAMOS a Juan Carlos Loera, candidato de Morena a la gubernatura, vaya revuelo y polémica que han causado sus espectaculares, los de aspirante al gobierno estatal, no los de su libro. Y es que sus detractores, que no son pocos y que tienen sus bases en los agricultores, de inmediato hicieron notar el parecido de la imagen de Loera con la propaganda comunista que se utilizaba en la Rusia de Stalin, en la Cuba de Fidel y hasta en la China de Mao, además de la estrellita en la “O” del apellido del aspirante morenista. Será por eso que ya varios pusieron el grito en el cielo y el mensaje de la panista Maru Campos el domingo repicó fuerte y con razón, al afirmar que es necesario “detener el comunismo”.

******

LA SEMANA ENTRANTE, lo que hasta hoy son rumores y conversaciones grillas de café, comenzarán a convertirse en realidad. En esos días, el exalcalde Carlos Borruel haría pública su renuncia al PAN para contender por la alcaldía de Chihuahua capital bajo las siglas de Morena, mientras que Miguel Riggs haría lo propio por Movimiento Ciudadano y en una de esas también Marco Quezada, es decir, todos aquellos cuyos partidos no les concedieron la gracia de lo que ellos pretendían. Así la política en tiempos de pandemia.