Guerra de demandas-Excusas legislativas-El amigo “Javier”-Abusos escolares

UNA GUERRA DE querellas penales y civiles es la que empezó hace como diez días. Todos contra todos. Hay que cubrirse a blancas y los responsables de ese barullo son el (des)gobernador Javier Corral y quien le (des)manejó las finanzas, Arturo Fuentes Vélez.

El tema principal es el desvío de recursos federales para programas etiquetados, así como el consecuente no pago de cuotas a Pensiones Civiles del Estado por parte de las instituciones autónomas o descentralizados.

Por eso la administracion central decidió demandar a la Universidad Autónoma de Chihuahua usando los dientes de la Auditoría Superior del Estado para tal efecto, ya que supuestamente la UACH no paga las cuotas de PCE, pero el rector Luis Fierro hizo lo propio para demandar al Estado porque le hicieron de chivo los tamles con millones y millones de pesos que el Estado decidió jinetear y desviar, cuando la etiqueta precisa era para la Máxima Casa de Estudios.

En iguales circunstancias anda el Poder Judicial del Estado, no se diga el Legislativo, y es cuestión de esperar algunos días para conocer si las demandas que han tenido por objeto a la UACH y que rozan con responsabilidad al Rector, así como su respuesta que litigiosamente roza al propio Arturo Fuentes Vélez, son las primeras de muchas o ya hay otras en fila de ser conocidas en los tribunales. Así de irresponsable salió el que ya se va.

******

QUE SE ENTERARON por los medios de comunicación que las finanzas estatales están para llorar, ese fue el argumento que utilizaron los diputados locales para zafarse de votar el dictamen que les garantizaría al todavía gobernador Javier Corral y sus funcionarios, un ejército de escoltas con costo al erario, es decir, que se pagaría a través de recursos públicos que ni siquiera existen, porque de plano la Hacienda de Chihuahua está más quebrada que la esperanza que los votantes de Corral pusieron en él en aquel ya lejano 2016. Así, con esa falacia que no se creyeron ni ellos, bajaron de último minuto del orden del día ese punto que ya venía en positivo, pero que al no existir consenso, con mucho pesar de la diputada que jugó doble carta, Georgina Bujanda, en su calidad de presidenta del Comisión de Seguridad, y quien repetirá en la próxima Legislatura tras obtener la reelección, se fue por la tangente y pateó el bote de lo que sucederá con ese dictamen que se ha convertido en una papa caliente, pues reconocen el costo político que podría significar el que Javier Corral y el secretario de Seguridad, Emilio García Ruiz, le sigan costando a las finanzas del estado, aún y después de dejar el cargo del que, por cierto, no dieron el ancho.

Es así que con la llegada de la nueva Legislatura, que será mañana y en la que repetirán muy pocos diputados, los que se van ya se lavaron las manos de una propuesta que ya venía trabada, y no porque no requieran la seguridad, a sabiendas de que tanto Corral y sus funcionarios han declarado una y otra vez que sí han recibido amenazas, el hecho es que ante su inoperancia en materia de seguridad, la raza está molesta por esa ineptitud mostrada durante el quinquenio, ya que en lugar de disminuir los índices de violencia, cinco años después éstos están desbordados, así que como cualquier ciudadano común que tiene que torear las balas y la inseguridad, es como el pueblo de a pie pide dejar a Corral y sus todavía funcionarios.

******

ASÍ QUE EN medio de esa supuesta “sorpresa” por parte de los diputados locales, de que el Gobierno del Estado está más que quebrado, quien conoce perfectamente esa situación de desgracia financiera es la gobernadora electa, Maru Campos, la cual escribió una editorial de realismo extremo, pero también de esperanza. En ella, y a días de asumir la gubernatura, Maru reconoció que no existen los recursos financieros para echar a andar la maquinaria, pero que con inteligencia y arduo trabajo, se puede devolver a los chihuahuenses la esperanza en el futuro, además, la próxima Góber no se anduvo con rodeos, pues resaltó la inacción de ciertas administraciones, cuyas cabezas se concentraron más en venganzas personales que en trabajar para lo que se les paga… y vaya que cobran como si sirvieran. Eso último ya es de nuestra cosecha.

******

“JAVIER, JAVIER, JAVIER”, ya no es Corral, al que no invitaba a los eventos en el estado que decía gobernar, con el que tenía diferencias públicas y notorias. No, ahora para Andrés Manuel López Obrador, es su amigo Javier, con el que apenas hace un año se andaba peleando por el agua. En fin, ese pacto que se traen ambos en poco o nada ha beneficiado a Chihuahua, porque entre varias actitudes, filias, fobias y patologías que ambos comparten, la otra es el desprecio por el estado grande, digan lo que digan. Es así que ayer, en el banderazo oficial del regreso a clases presenciales, el tabasqueño y el nacido en El Paso se aventaron champú, pues aunque todavía falten más de dos años para el 2024, los dos tienen enemigos en común que es necesario detener para los intereses políticos de los ahora compotas.

******

HABLANDO DEL TABAQUEÑO que se hospeda en Palacio Nacional desde que asumió la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, nos enteramos de una situación que pudiera parecer chiste, pero es anécdota. Resulta que la reconocida Montse, sí, la influencer involuntaria que las intenciones de burla de algunos catapultaron a la fama, es una de las consentidas de los programas asistenciales de AMLO.

Y es que según nos cuentan los malosos que le mueven a los miles de millones de pesos que López Obrador regala, con el pretexto de “primero los pobres”, Montse está registrada en múltiples apoyos que cada mes le llegan religiosamente por parte de la 4T, que utiliza el dinero de todos los mexicanos como caja chica para garantizarse voluntades electorales.

******

VAYA ABUSO EL que -para variar- cometen en varias escuelas primarias de la entidad. El registro puntual lo tenemos documentado en el plantel “Olivia Cano González”, ubicado en el norte de la ciudad, allá donde los abusones creen que se regresa el aire y no se escuchan las quejas. Se equivocaron.

Fueron varios padres de familia, quienes son obligados, como prácticamente en todas las escuelas primarias y secundarias que se dicen públicas, a pagar la voluntariamente a fuerza cuota de padres de familia, con la cual muchas de las veces, hay que aclararlo que no todas, en verdad solamente sirve para meterse una lana indebidamente a los bolsillos de unos cuantos vivales, ya sean maestros, algunos padres de familia y por supuesto directivos del plantel en cuestión.

Pero lo que sucede en la “Olivia Cano” de plano sí es un recordatorio del 10 de mayo en grado superlativo. Pues el director del mismo, que bien puede llamarse Luis o Moisés o Pedro, y quizá apellidarse Figueroa,  Figarola o Fernández, decidió que no se entregaran los uniformes que mandó regalar Gobierno del Estado a los chamacos, si antes sus padres no se ponen voluntariamente a fuerzas con la cuota indicada.

No se vale. Menos allá donde más se requiere el apoyo. Donde sí se regresa el aire, pero las quejas también se escuchan. No hay que ser abusones. A ver si las autoridades educativas, aunque se encuentren en su última semana laboral, le ponen un estate quieto a esos actos de abuso e indolencia con los que de plano no es que tengan menos… muchas veces no tienen.