Encerrona notarial-Ojinaguense de éxito-Acuerdo exprianista-Redil azul

TAL PARECE QUE con la andanada que soltó el gobernador Javier Corral en contra del notario público 4, Luis Raúl Flores, ésta terminó por repicar en el selecto grupo de abogados que ejercen de fedatarios, y es que llamó la atención la encerrona que tuvo Corral en su despacho de Palacio de Gobierno con el titular de la Notaría Pública No. 2, Fernando Rodríguez García, quien ayer fue visto en la vieja casona de cantera de la calle Libertad, seguramente en buenos términos, pero que han puesto a pensar al resto de notarios que observaron el martes cómo el aparato gubernamental de un estado se le fue encima a uno de sus colegas, a quien en una de esas le toca ser una víctima colateral de la guerra que el góber abrió en contra de la candidata de su propio partido, el PAN, a la gubernatura de Chihuahua, pues aunque Corral ha perdido una serie de batallas, desde políticas, jurídicas y electorales (esta es la que cala más), todavía no le llega su Waterloo… y por eso continúa apretando en todos los frentes que pueda.

Uno de tantos es lo que llegue a suceder con la extradición del exgobernador César Duarte, quien ayer perdió un amparo en contra de su posible deportación a México para ser juzgado acá por los delitos que se le acusan, y es que el Juzgado Cuarto de Distrito con sede en la Ciudad de México, sobreseyó y negó el amparo al oriundo de Balleza, sin embargo, ya la defensa de Duarte Jáquez adelantó que interpondrán los amparos necesarios para que el exgóber no sea extraditado. Por lo pronto, esa terquedad jurídica les ha dado resultados, sobre todo porque entre el COVID y la mucha chamba en los juzgados, mantienen sin fecha y en puntos suspensivos la extradición del otrora poderoso exgobernador.

Nos cuentran que a su salida, el presidente del Consejo de Notarios, Fernando Rodríguez García, fue abordado estratégicamente para la operación mediática desde Palacio de Gobierno, donde el fedatario fue más que cuidadoso con sus palabras, pues aunque no será comparsa de la operación de persecusión instrumentada en contra de su colega, lo cierto es que el gremio se mantendrá al margen de esa pelea.

Lo que sí se puede avizorar es que la fuerza del estado o el estado de fuerza que se vive en el ocaso de la actual administración, en esta ocasión alcanzó para neutralizar el asociacionismo del gremio notarial.

******

PERO ENTRE TANTA guerra legal y persecución política, al gobernador Javier Corral le sucede lo mismo que Andrés Manuel López Obrador, se les olvida que se necesitan esas horas, ese tiempo, para gobernar e implementar estrategias que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos, y eso, las encuestas se lo hicieron saber al mandatario estatal, pues no sólo fue Arias Consultores la que lo exhibió reprobado como el gobernador peor evaluado, sino varias, lo que hizo enfurecer a su secretario General de Gobierno, Luis Fernando Mesta, quien en un delirio de fanatismo similar al que les da a los morenos de la 4T, afirmó que esas estadísticas que reprueban a Javier Corral no son más que el reflejo de encono que las casas encuestadoras le tienen al gobernador de Chihuahua… WTF, como diría la chaviza.

******

HABLANDO DE MORENOS impolutos, esos que se les quita la corrupción por decreto presidencial de su majestad tabasqueña, en Ojinaga ya son muchas las voces de los pobladores, con eso de que pueblo chico, infierno grande, que no dejan de mirar con asombro cómo ha mejorado económicamente el secretario General del Comité Directivo Municipal de Morena en esa localidad fronteriza, Alonso Mora, vaya, eso de la crisis por la pandemia, al igual que a miles de morenistas y funcionarios de la 4T, les hizo lo que el viento a Juárez. Será acaso que con el halo milagroso del mesías que habita Palacio Nacional, los morenos duplican y hasta quintuplican los panes y los recursos de los programas sociales.

******

Y PARA NO dejar nada en el tintero moreno, los malosos nos comentan que ya existió un acercamiento formal entre los equipos de los precandidatos de Morena a la alcaldía de la capital, Marco Quezada y Carlos Borruel, en donde, ya sea de manera sincera o de dientes para afuera, ambos exalcaldes exprianistas se comprometieron a aceptar el resultado de la encuesta que determine cuál de los dos será el abanderado de la 4T, es decir, sin impugnaciones ni pataletas de por medio, pues tal como lo adelantamos en este espacio antes de que los dos incluso se registraran, existe un pacto para impedir que el PAN retenga Chihuahua capital.

Tan existe entendimiento entre Borruel y Quezada, que los dos chamacos se encuentran inmersos en acuerdos serios para que, primero, la sangre no llegue al río entre ambos equipos; pero lo más importante es que la contienda de perfiles se resuelva a más tardar en una semana, o si es antes mejor.

Y es que aunque los tiempos legales a Morena le dan un espacio de tiempo de resolver el asunto hasta la primer decena del mes de marzo, ni Carlos ni Marco quieren perderse todo un mes que les conocede el calendario electoral para avanzar en operación de tierra y aire a como de lugar.

Morena, PT y Panal están contra reloj, pero las decisiones pueden extenderse semanas, y como ya se dijo, hasta poco más de un mes, pero las campañas tan cortas y suigéneris que serán este 2021, apremia a que los participantes puedan empezar a implementar sus respectivas estrategias. Esa es la premura.

******

LA QUE DECIDIÓ sumarse de nuevo al enfrentamiento entre Maru Campos y Javier Corral, fue la dirigente estatal del PAN, Rocío Reza. La chamaca estuvo callada, en pausa, estratégicamente catatónica mientras conseguía el trampolín que la regresara a San Lázaro, y en ese lapso hasta sirvió de bisagra real para que transitara con más facilidad la candidatura de Maru Campos a la gubernatura.

Parecía en esos ayeres del mes de diciembre y finales de noviembre del 2020 que Reza se había alineado al equipo ganador de cara al 2021, pero lo cierto es que solamente transitó para lograr lo propio. Hoy de nueva cuenta se formó a un lado del gobernador Javier Corral para asegurar que la pugna entre su candidata a gobernadora y el actual mandatario es un tema judicial y no político, en abierta contradicción a las declaraciones de la aspirante azul y alcaldesa con licencia, quien debe de lidiar con dos campañas, la electoral y la que le tiene armada en tribunales y aire el Ministerio Público desde Palacio de Gobierno.