El Duarte de la 4T-Doble discurso-Juicio a Corral-Temperamental inestable

YA LO HABÍAMOS denunciado en este espacio hace poco más de dos años. Sendos casos de presunto nepotismo por parte del subdelegado del Bienestar en Parral, Fernando Duarte, protegido y lo que le sigue por parte del súper delegado Juan Carlos Loera y la secretaria del Bienestar de la 4T, Ariadna Montiel, quien es hasta su comadre tras bautizarle a una hija. Pero con todo y pruebas de por medio de que Fernando Duarte puso en la nómina del gobierno federal a su esposa, cuñada, hermano y varios familiares de éstos, lo cierto es que nada procedió y el protegido de Loera y Montiel continuó operando en la región de Parral como si nada hubiera sucedido, incluso hasta el fallecido Aldo Loya, quien fue ejecutado a finales de marzo de este año, entregó pruebas al mismísimo Andrés Manuel López Obrador del nepotismo y la corrupción que decía imperaba al interior de la Delegación del Bienestar. Nada sucedió. Pero de nueva cuenta, Fernando Duarte ha sido denunciado públicamente por una exservidora de la Nación, quien hasta grabó un video para revelar las presuntas tropelías con las que opera el subdelegado del Bienestar en Parral, desde nepotismo y corrupción, y al que incluso calificó como un “autoritario” y “tirano”.

Pero ahí no acaba la historia de la joven que trabajaba como servidora de la nación y que dejó su trabajo el pasado 22 de junio, a raíz, dice ella, de las constantes amenazas y malos tratos por parte de Fernando Duarte, tanto, que la joven adelantó que si algo llegara a sucederle en su integridad física, a ella o a sus familiares, culpa directamente al subdelegado del Bienestar en Parral, quien está protegido por la mera jefa de la dependencia federal y que según varios exempleados que han trabajado en esa subdelegación, a pesar de que Montiel sabe de las presuntas tropelías de Duarte, se hace de la vista gorda, tal como sucede con el inquilino de Palacio Nacional que afirma que en su gobierno no existe la corrupción, a pesar de la pus que sale un día sí y el otro también.

******

Y EN ESOS terrenos de las vicisitudes que provoca la 4T en su doble moral e hipocresía en todos los rubros, los malosos nos comentan que existe bastante frustración al interior del gabinete de seguridad de la gobernadora Maru Campos, debido a la actitud displicente de Andrés Manuel López Obrador hacia el crimen organizado y por ende hacia sus líderes, hacia los delincuentes en general, lo que ha provocado que por más que se busque coordinación con las autoridades federales, que van desde el Ejército Mexicano y la Guardia Nacional, lo cierto es que tanto Estado como Federación no andan en la misma sintonía, lo que ha empañado la labor de seguridad y hace más complicada la implementación de la estrategia para combatir la violencia en Chihuahua.

******

TOTAL QUE EN medio de esos choques y la crisis de violencia que impera en todo el país, el que recordó quién es su jefe y cambió en unos cuantos días de discurso, fue El Pato Ávila, sacerdote consentido durante el quinquenio de Javier Corral y quien en su momento denunció que “El Chueco” había asesinado a los sacerdotes jesuitas Javier Campos y Joaquín Mora. Y es que luego de que la semana pasada estuviera en Palacio de Gobierno para solicitar el apoyo a la comunidad de Cerocahui ante el caos que se desató tras el asesinato de ambos sacerdotes, El Pato destacó que existía voluntad por parte del gobierno estatal para que así fuera, pero apenas ayer su discurso se volteó por completo y arremetió contra el Estado en un medio de comunicación que defiende a capa y espada a la 4T, lo que levantó suspicacias de si realmente fue porque el gobierno estatal lo defraudó o por esa relación de amigos y confidentes que tiene con el exgobernador Javier Corral.

******

Y COMO NO se puede estar quieto el exgobernador Javier Corral, ayer el Congreso del Estado le dio entrada a una solicitud de juicio político que en su momento interpuso el abogado Gerardo Cortinas Murra, uno de los principales actores de la vida política local al que Corral no engañó con su hipócrita discurso anticorrupción y que, hay que decirlo, le vio los verdaderos colores a Corral Jurado desde hace rato.

Y aunque lo hecho por el Poder Legislativo no significa que ya van contra el ex, lo cierto es que se abre una ventana inmensa para que Corral sea sometido a un juicio político por sus acciones y omisiones al frente del Ejecutivo durante cinco años. Y si durante cinco años “todo fue culpa de César Duarte”, ahora Javier Corral cambió su discurso a que “todo es culpa de Maru”. Así las cosas con el hombre que no sabe aceptar responsabilidades.

La reacción de Corral Jurado no pudo ser otra que la de tratar de levantar una cortina de humo para defenderse de la denuncia presentada por Cortinas Murra. Acusó directamente a la gobernadora Maru Campos de ser la autora intelectual; luego se curó en salud al despotricar que los medios de comunicación harían un linchamiento público de su “casta” persona; para rematar asegueró que está dispuesto a inmolarse en algún Altar a la Patria que quieran ponerle como hoguera política.

Fiel a su estilo de evadir las acusaciones directas y asumir con responsabilidad lo que le toca, Javier Corral usó la pluma para denostar bajo la constante de que la mejor defensa es el ataque. No es de extrañarse su iracunda reacción, pues no es más que una víctima sumisa de su temperamento y falta de carácter que no logra modular una personalidad emocionalmente estable. Así las cosas en las bajas pasiones del Poder.