Economía al borde-El virus de la ignorancia-Tufo en el IMSS-Pánico en privados

AL BORDE DEL colapso económico se encuentra México por las medidas adoptadas por los Gobiernos -federal-estatal-municipal- para contener la propagación del coronavirus. Estamos pues en la antesala de una emergencia no sólo de salud pública, la cual debe ser la primordial, sino de la vida económica nacional. Ayer le dimos a conocer las mermas que acarrearía el cierre de las cementeras. Hoy el tema es que la industria maquiladora comenzará a cerrar líneas de producción debido a la crisis mundial que dejará de surtir insumos.

El tercer ingrediente de muchos a analizarse son las burocracias gubernamentales que verán reducir su ingreso por las medidas adoptadas por los titulares de los Poderes. Es decir, la liquidez, dicen los economistas, comenzará a mermar en serio.

Y aunque es cierto que mil veces es mejor lidiar con crisis económicas que de salud pública, la “crisis transitoria”, como le llamó el presidente Andrés Manuel López, ya puso en la picota a los esquemas de seguridad por el aumento de la delincuencia. El gobernador Javier Corral lo dijo en su pasado encuentro virtual con la prensa, donde dijo que había que ponerle cuidado a los impactos colaterales que atraerá el negativo efecto económico. ¿Qué pasará con la gente cuando no tenga liquidez para saciar su manutención básica? Es una pregunta que se responde en silencio y no tiene nada que ver con los términos que manejan los economistas. ¿O no?

******

UNO DE LOS temas más importantes de la crisis económica fue la decisión del presidente López Obrador de poner contra la pared a los empleadores, pues dijo que si se despide a la gente o les bajan el sueldo es culpa sólo de los dueños de las empresas. El plan fue más que elaborado, una política de odio hacia los capitanes de empresa y se dejó fuera como dueño del puerto. Se le olvidó estratégicamente que el 90 por ciento de las empresas en México tiene cinco empleados; es decir, no todas son un monstruo llamado Carso, Bimbo, Grupo Salinas.

Todo se va en tecnicismos legales. AMLO dictó un a contingencia sanitaria no una emergencia sanitaria, lo que se traduce en que en la primera las empresas pagan el 100 por ciento de los sueldos y en la segunda sólo el mínimo a fin de mantener viva la fuente de ingresos. La política gubernamental le atizó al fuego a la revancha social. La mejor expresión de ello lo podremos verificar mañana mismo en este muro.

******

ANTE LO QUE ocurre con el Covid-19 en México, lo que realmente ha alertado a las autoridades, además de lo contagioso del virus, es la ignorancia de no miles, sino millones de ciudadanos que todavía no asimilan, o no quieren asimilar, la gravedad de lo que está sucediendo en lo sanitario y en lo económico, pues a pesar del llamado de los gobiernos de los tres niveles, federal, estatal y municipal, de mantenerse en casa las personas que su empleo o estatus social se los permite, tal parece que les anunciaron que las “vacaciones” se extendían, pues el tráfico vehicular no ha disminuido como debería en algunas ciudades del país, incluyendo Chihuahua, además de que las reuniones en casa, las “carnitas asadas” y demás, se intensificaron el pasado fin de semana y amenazan con hacerlo en el presente, así que a diferencia de lo sucedido en el 2009 durante la pandemia por la Influenza H1N1, cuando el país se solidarizó con sus autoridades y con el prójimo, hoy la mayoría le hace al epidemiólogo o al experto en conspiraciones, actitudes que si prevalecen, podrían llevar a México a ser el espejo de Italia o España.

Por lo pronto, el temor de las autoridades es que el sistema de salud colapse, y para allá va, pues al menos en lo que respecta al Instituto Mexicano del Seguro Social, ayer volvieron a protestar médicos y enfermeras por las carencias que enfrentan a diario y la falta de insumos para combatir al Covid-19, así que lo que está sucediendo, entre la incredulidad de algunos y las protestas de otros, la recesión económica y despidos injustificados, se vienen días negros para todo el país.

******

EN LA MISMA línea de conducción de lo que sucede en el IMSS, nos cuentan que ya es el colmo lo que ocurre al interior de la institución, ya que son tales las carencias, que enfermeros y enfermeras han tenido que solicitar donaciones de guantes y cubre bocas a través de las redes sociales, pues la federación los ha dejado solos en ese aspecto, una vergüenza, ni más ni menos. Es así que como ha venido sucediendo con el tema del agua de las presas, en donde Morena y el PAN andan confrontados, lo mismo pasa pasa con el IMSS, en donde los más perjudicados son los empleados y los derechohabientes.

En síntesis, no es necesario ir más lejos en el análisis de lo que sucede en el Intituto Mexicano del Seguro Social, y es que apenas el pasado 30 de marzo, la Dirección de Administración de esa institución a nivel central, a penas liberó el oficio de petición de recursos para adquirir 2 mil 500 respidadores que se requieren para hacer un mediano frentr a la contigencia sanitaria que se avecina. Si, apenas la semana pasada anda pidiendo permiso para utilizar dinero y mandar comprar lo que se debió adquirir a inicios de la pandemia. Así de rápidos y furiosos son los chamacos en el IMSS, y mientras, que el personal médico se rasque -en la literalidad- con sus propias uñas.

******

PERO LA PANDEMIA y el pánico por la misma no solamente invade las instituciones médicas públicas, sino que las privadas son las que tienen mayor objeto de críticas por sus prácticas nada vigiladas por el imaginario colectivo. En el cierre de esta semana los principales ataques en redes sociales se centraron en el otrora hospital CIMA, hoy llamado Ángeles, allá por la zona VIP del periférico de La Juventud.

Ahí se resguarda uno de los casos confirmados por COVID 19, es lo que se decía en las redes sociales. Lo cierto es que es en ese hospital, como en el Star Medica, donde se atienden el 90 por ciento de los habitantes del cinturón privilegiado en torno al periférico de La Juventud. Es lógico que sean ambos nosocomios los que primero debieron atender y atenderán el mayor número de los casos que se generen en los próximos días y horas.

Quizá algunos más democráticos ciudadanos desciendan el río y lleguen a hospitales como Clínica del Parque, Clínica del Centro y algunas otras de medio pelo que están por las colonias Zarco, San Felipe y Panamericana, pero este problema de imagen del CIMA y Star Medica es como el viejo refrán que reza: “son víctimas de su éxito”. Por lo pronto los chicos de peluche deben estar concientes que el COVID 19 en Chihuahua claro y por supuesto que está ya en esos dos hospitales. La ralidad se impone.

******

Y A LOS que se les vienen días nublados con lluvia incluida es a los elementos del Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado, quienes también marcharán con eso de la reducción de salarios para cooperar durante la crisis económica y de moches que traerá la contingencia sanitaria por el coronavirus, tan es así que los MP’s ya comenzaron a rebelarse en contra de la decisión del gobernador Javier Corral, a quien le están solicitando que esa medida de reducción de sueldos se lleve a cabo en los funcionarios públicos que ganan de triple dígito cuando llega la compensación, por lo que también pedirán la intervención del fiscal César Peniche para que los apoye, o según nos dicen, harían que la bomba explote, sobre todo por la carga de chamba que manejan al interior de la Fiscalía.