Duarte de la 4T-Sin madres-Fuera independientes-Estrella para Emilio

TODO PARECE INDICAR que el Duarte que trae colgado la 4T en Parral como subdelegado del Bienestar, salió más vivo y chueco que el Duarte ballezano, pero de corazón parralense, que terminó por descarrilar al PRI. Y es que a través de denuncias de los propios Servidores de la Nación que están bajo su cargo, nos enteramos que Fernando Duarte, subdelegado de la Secretaría del Bienestar en la Capital del Mundo, amigazo del súper delegado Juan Carlos Loera y compadre de Ariadna Montiel, subsecretaria de esa dependencia federal, no solamente tiene esos conectes en la cúpula de la mentada Cuarta Transformación, sino que presuntamente ha tejido una red de nepotismo y amiguismo que sonrojaría hasta al más priista en plena década de los 70. Así como lo lee, el subdelegado Duarte, que por cierto tiene sendas denuncias por el mismo motivo ante la Secretaría de la Función Pública federal, en donde duermen el sueño de los justos, permitió que sus amigos metieran en la nómina a hermanos, madres, padres y hasta primos, vaya, pura política de compadres de la que tanto se queja el presidente Andrés Manuel López Obrador, pero que continúa sucediendo y hasta se recrudeció con la llegada de la 4T, y para muestra un botón.

Según nuestros informantes, quienes por cierto ya alistan ooootra denuncia en contra del susodicho, Fernando Duarte invitó a trabajar a Manuel Gandarilla, quien dio de alta a su hermana Maribel y a su madre Blanca Estela Rodríguez como Servidoras de la Nación, quienes se embolsan la nada despreciable cantidad de 8,482 pesos netos haciendo nada, pues a pesar de estar dadas de alta como tal, no acuden a su supuesta chamba. Lo mismo ocurre con Martín Aaron Chávez Villar, quien funge como titular de la Unidad de Atención Regional de las Becas Benito Juárez Nivel Medio Superior en la Región 06, quien hizo lo propio y tiene cobrando sin tener que ir a trabajar, a su hermana en el ISSSTE y a su papá y primo como Servidores de la Nación, mientras que el mismo ejemplo siguió Diego Alberto Romero Flores, cuyos padres también cobran supuestos “Servidores”.

Y la lista sigue y sigue, pues la pareja compuesta por Juan Guillermo Calderón Villarreal y Aidé Sotelo Hernández, cobran la nada despreciable cantidad de 9,519 y 8,482 pesos respectivamente, el primero como funcionario de la Secretaría de Agricultura y la segunda como servidora de la Nación, mientras que Rosa Adriana Zapien, quien aparece en el portal de la Función Pública como subdirectora administrativa en el ISSSTE con un sueldo bruto mensual de 28 mil pesos, también tiene inscrita a su madre en el grupo de Servidores de la Nación; situación que se replica con Miguel Issai Esparza, quien dio de alta en ese espacio a su padre y a su hermano, al igual que Ramona Guerrero Solís y su hija Loriana Carrasco Guerrero, que sin acudir a trabajar, cobran como “servidoras”. Tremendos árboles genealógicos que sonrojan hasta a la familia Luján. No cabe duda que la 4T se convirtió en semillero de grandes oportunidades para las familias de “izquierda”.

******

LA IRRESPONSABILIDAD DE hijos y nietos con sus madres y abuelas el pasado 10 de mayo en Chihuahua, ya está mostrando sus efectos en hospitales del IMSS en Ciudad Juárez y la capital, pero especialmente en este último, en donde trabajadores de la salud nos reportaron que desde el fin de semana a la fecha, la llegada de mujeres de mediana y tercera edad con síntomas de COVID-19 se incrementó, complicando su posterior hospitalización y atención, debido a los múltiples casos que están recibiendo desde finales de la semana pasada, cuando las consecuencias de esa visita “inofensiva” el Día de las Madres, terminó por contagiar a varias madres chihuahuenses, pues a sus hijos se les olvidó que casi el 50 por ciento de las personas que padecen COVID-19 son asintomáticas, y junto al pastel y las flores, también les llevaron la enfermedad. Así las cosas con ciertos sectores de la población.

******

AYER EL GOBERNADOR del estado, Javier Corral, anunció que en unos días estará presentando al Congreso local la iniciativa de reforma electoral que, sobre la mesa, trae consigo los mecanismos de elecciones primarias, segunda vuelta y algunas linduras más que, junto con la nueva normalidad, vendrán a ponerle sabor al caldo en las discusiones político-partidistas en el senso del Legislativo, y así ir calentando los ánimos de cara a las elecciones del 2021.

Peeeeeero el as bajo la manga que el gobernador no ha soltado aún abiertamente, pero que sí lo está cabildeando con los lideres de los partidos políticos opositores, principalmente Morena y PRI, es la intención total de reducir a su mínima expresión la figura de la candidatura independiente.

La lección que le dieron hace casi cinco años los hoy alcaldes de Juárez y Parral, Armando Cabada y Alfredo Lozoya, a los partidos políticos en Chihuahua, fue la suficiente para que el trabajo hoy por hoy de los institutos políticos sea el de eliminarlos.

La reforma electoral contempla elevar requisitos, endurecer condiciones de precampaña y procesos de nominación, de tal suerte que, aunque no se elimne de tajo, el camino de una candidatura independiente sea prácticamente una Misión Imposible y, de esta forma, el único camino con posibilidades reales y factibles de acceder al poder, sean, precisamente, los partidos políticos.

La dedicatoria es a todos los independientes, no solamente al alcalde de Juárez, Armando Cabada, que deberá conseguir un membrete para contender sin muchas trabas en el proceso del 2021 como candidato a gobernador, pues en el caso del edil parralense ya rentó las siglas de Movimiento Ciudadano, ya sea para la nominación a la gubernatura y para una negocia de altura en donde pueda quedarsae con la diputación federal del 09 distrito electoral federal, así como las candidaturas a las alcaldías de Parral y sus alrededores.

******

A PESAR DE que en los últimos días la violencia se ha incrementado en la entidad, los malosos que le saben a la tenebra policíaca nos comentan que el gobernador está conforme con el actuar de Emilio García Ruiz al frente de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, ya que la captura de dos objetivos prioritarios en menos de una semana, como lo fueron “El Iraquí” que operaba en Ciudad Juárez y “El Mocho”, líder criminal en Jiménez, controlaron las aguas que estaban por desesperar al góber respecto al trabajo de García Ruiz al frente de la SSPE, esto a pesar de los ataques armados en contra de los agentes policíacos, los cuales fueron vistos como represalias por ambos arrestos, es decir, como reflejo del “buen trabajo” respecto a la narcoviolencia generada por los mencionados líderes criminales.

Sin embargo, eso ha sido insuficiente para el senador de Morena y némesis del gobernador, Cruz Pérez Cuéllar, quien a través de un video que colgó en sus redes sociales, exigió la renuncia del fiscal César Peniche, el cual, por cierto, no estuvo presente en la conferencia de prensa en donde Javier Corral resaltó el trabajo de las fuerzas estatales para la captura de ambos cabecillas del narcotráfico. No porque le hiciera caso a Cruz, sino porque fue García Ruiz el que se ganó la estrellita del góber.