Debate, lodo y alianzas-Humilde gobernador-Demoledores en aprietos-Patitos de Feria

TODOS INTENTARON LLEVAR agua a su molino y a la par sacaron las cubetas con lodo para que ninguno saliera sin salpicadura notoria. Esa fue la tónica del debate entre los aspirantes a la gubernatura del estado de Chihuahua, ayer por la tarde, donde la nota-nota terminó por darla el doctor Alejandro Díaz de Fuerza por México, que como buen galeno y responsable jugador, decidió aventar su resto al saber que de plano su par de patos eran insuficientes para mantener el “blof” dentro de la mano de póker; utilizó su minuto de cierre para tomarle la palabra a Maru Campos, alzarle la mano y hacer un frente común por Chihuahua, pues declinó sus aspiraciones y decidió sumarse a la panista para llegar juntos a la jornada electoral del primer domingo de junio.

Los llamados de los moderadores al orden fueron como prédicas en el desierto. Los candidatos se encontraban desbordados y no hubo poder humano, ni llamado a la cordura que los contuviera. Maru contra el morenista Juan Carlos Loera, y éste confirmando que no le es complicado atacar a Maru. Alfredo Lozoya aprovechó y se fue en contra de ambos; la priista Graciela Ortiz raspándole la carrocería a Loera y Lozoya. Luego el de Parral acusando de “no estar limpios” al representante de la 4T y a la alcaldesa con licencia por no querer aceptar el reto de un antidoping. Y nuevamente Chela marcándole la raya al Caballo de que las habladas se sostienen con pruebas o estaría cometiendo un delito. Total que la tónica del debate fue a ras de piso y lanzando puños de lodo sin ton, ni son, al grado de que los chamacos del IEE tuvieron que reprender a los políticos en varias ocasiones de respetar los acuerdos de civilidad, así como de responder los temas de cada segmento, en lugar de utilizar los segundos y minutos para el ataque y la agresión personal.

De ahí en más, si alguna propuesta quedó limpia e inmácula sobre el campo de batalla, que lo grite a los cuatro vientos, porque el postdebate de anoche y hoy es el que determinará al ganador de la gresca callejera en que acabó el dichoso debate.

******

NOMÁS LE FALTÓ al gobernador Javier Corral utilizar un acentó argentino para decir: “van a extrañar a un gobernador honesto”, luego de regodearse así y afirmar que no teme a futuras represalias si es que la candidata del PAN, Maru Campos, lo suceda en el despacho principal de Palacio de Gobierno. Y es que Corral no solamente sacó a relucir su ego, tan grande como Chihuahua, también mostró, y en demasía, el odio que le tiene a la alcaldesa con licencia, porque lo que ayer dijo de la candidata de su mismo partido, raya en lo personal y no nada más en pleitos políticos o en su publicitada lucha contra la corrupción. Pero como no repetiremos lo dicho por Corral, valga decir que mientras expresaba los adjetivos que lanzó en contra de la candidata panista, bien se le podía haber caído la lengua, así que ya se imaginará cuáles espetó. Lo cierto, y como lo señalaron los propios ciudadanos, ayer al gobernador sólo le faltó decir “vivan Loera y la 4T”, en alusión a que no dejó duda de quién es su gallo para sucederlo, aunque tal parece que aceptó que el candidato morenista tampoco es honesto, pues Corral insistió que llegue quien llegue, los ciudadanos extrañarán a un gobernador honesto, pues según él, sólo Pancho Barrio y su persona, son dignas de tal honestidad.

Y es que tal parece que aunque su soberbia le impida aceptarlo y por tanto responda con insultos, incluso contra los empresarios que ayer se apersonaron con Maru Campos para mostrar la presunta falsedad de las pruebas que se utilizaron en contra de la presidenta municipal con licencia, el golpe mediático sí fue bastante duro, y es que aunque parezca irónico, un golpe contra él es un golpe contra su candidato y el de AMLO, o sea Juan Carlos Loera, pues a pesar de que el voto para Morena ya está definido, todavía hay indecisos que usarán el voto de castigo contra Corral, por lo que la disputa por la gubernatura en Chihuahua dejó de ser una cuestión de partidos, sino más bien de personas.

******

BIEN DICEN QUE a cada santito le llega su fiestecita, y a quienes les llegará la suya por parte una denuncia que ya fue interpuesta ante la Fiscalía General del Estado, es a los candidatos de Movimiento Ciudadano a la gubernatura y alcaldía de la capital, Alfredo “El Caballo” Lozoya y Miguel Riggs, por andar haciéndola de demoledores y supuestos combatientes del narcomenudeo. Resulta y resalta que nos enteramos que la semana entrante serán citados a una audiencia inicial para que respondan por los delitos que presuntamente cometieron, como lo son daños agravados y violación a los derechos humanos, según consta en la carpeta de investigación que ya se abrió en contra de ambos aspirantes naranjas, y es que según nos dicen los malosos que se enteraron que serán citados, si bien la legítima propietaria de la vivienda en Punta Oriente se desistió de interponer la denuncia porque se llegó a un acuerdo, las personas que la habitaban sí la interpusieron, además, también nos revelaron que la mujer que fue detenida por narcomenudeo en abril, vivía en una casa cercana, y que las grabaciones presentadas que supuestamente demostraban que era un “picadero”, no corresponden a la vivienda derribada. Así que si en la Fiscalía no atoran los trámites, con eso de que aceleran algunos casos y otros los desparecen, de acuerdo al timing político, la semana que viene, ambos candidatos serían citados a la Ciudad Judicial.

******

SON TAN DESCARADAS las justificaciones de los seguidores de AMLO y la 4T, que ya sus argumentos caen en la indolencia y el descaro. Tal fue el caso de Gibrán Ramírez, el chamaco que quería ser dirigente nacional de Morena, el cual en un programa en cadena nacional, se atrevió a decir que para evitar asesinatos de candidatos a puestos de elección popular, los partidos deberían ofrecerles capacitación para no ser un blanco fácil del crimen organizado, así, con ese descaro, todo sea por justificar a su mesías tabasqueño, sin embargo, esa declaración levantó la furia no sólo de los internautas opositores o con dos dedos de frente, sino también de Bryan y Adrián LeBarón, quienes no se reservaron el mentarle la madre al chamaco Gibrán. Increíble hasta dónde llega el fanatismo.