Chimoltrufios-Toma sin los “ex”-Otra vez mocho-Marco y su agenda legislativa

QUE EL PRESUPUESTO público no debe usarse para eso, pero igual él no se mete porque será el Congreso local el que decidirá, ni más, pero tampoco menos, fue lo que dijo Andrés Manuel López Obrador de la petición del gobernador Javier Corral para mantener a sus escoltas y camionetas blindadas, cuando deje esa gubernatura que tanto disputó y la cual usó para atacar a todo aquel que no le besaba las manos, así como el arma más dura respecto a sus berrinches y venganzas personales, será por eso que hoy, esa solicitud es una plañidera que utiliza el todavía mandatario estatal que siente que no sólo son los malos del crimen quienes le respiran en la nuca, sino también a quienes persiguió, ya sea con razón o por capricho, pero que tampoco han de ser unas blancas palomitas, si es que es cierto lo que el propio Corral decía. Es así que fiel a sí mismo, el tabasqueño Presidente de la República lanzó la piedra y escondió la mano, no quiso verse tan criticón respecto al Góber “panista” que le ayudó a impulsar con todas sus fuerzas al entonces candidato de Morena al Gobierno del Estado, pero como para AMLO otra especialidad de la casa también son los tacos de lengua, pues soltó la demagogia de que los recursos públicos no deben usarse para eso, sin embargo, diga lo que diga López Obrador, los que tendrán la última palabra son los diputados locales, quienes por cierto, anda con sentimientos encontrados, ya que Corral, el fiscal César Peniche y el secretario de Seguridad, Emilio García Ruiz, no han dejado de hacerse las “vistimas” en los últimos días.

Y precisamente por eso, porque existe un choque frontal entre quienes sí votarían a favor de dejarle las escoltas a Corral y los que de plano dicen no, es que el dictamen que alista la Comisión de Seguridad que preside la diputada Georgina Bujanda, no se someterá a votación en la sesión extraordinaria de mañana, pues así como varios legisladores argumentan que dejarle los guaruras al todavía gobernador se trata de “humanidad”, hay quienes insisten que si se siente inseguro, que los pague de su bolsa y no del erario, mientras que otros “menos humanos” señalan que lo que se siembre se cosecha, y si Corral tiene miedo, por algo será.

******

PERO LA QUE sí va en la sesión extraordinaria de mañana por parte del Poder Legislativo local, es el dictamen que convierte a la plaza de la “X”, en Ciudad Juárez, como el recinto oficial para que Maru Campos tome protesta como gobernadora el próximo 8 de septiembre, y ahí no hay ningún problema, será prácticamente una aprobación generalizada que le permita a Maru buscar tender ese puente entre el resto del estado y los juarenses, dejar a un lado la polarización, porque aunque hubo quienes criticaron esa postura de la futura mandataria estatal, quienes lo hicieron son aquellos que se rigen por las políticas y discursos de ya sabes quién.

Por cierto que en la rendición de protesta de la primera gobernadora en la historia de Chihuahua, todo indica que no estarán presentes los dos exgobernadores de extracción panista. Vaya, ni Francisco Barrio Terrazas y mucho menos Javier Corral Jurado se encuentran contemplados.

Lo de Javier Corral es como remover arenas demasiado utilizadas por los gatos que roen las entrañas del todavía mandatario estatal en contra de Maru Campos. Una rivalidad inicial combinada con orgullo herido enfermizo, se convirtió en una malsana fijación que no solamente le quita el sueño a Corral, sino que ahora lo mantiene fuera de toda posibilidad de una salida tersa. Los errores en su administración, no pocos dignos de formas expedientes de tipo administrativo y hasta penal, serán conducidos sin recelo alguno hacia la inhabilitación para ocupar cargos e incluso a los tribunales por actos -ahora sí- de comprobada corrupción y peculado.

Pero donde llama la atención es en la historia de larga groserías, desplantes y traiciones de Francisco Barrio hacia Maru Campos, sobre todo en los últimos 4 años en que Javier Corral se empecinó en perseguirla y descarrilar su carrera política al precio que fuera. Barrio no solamente se quedó mirando la intentona de carnicería, sino que alentó la misma y generó en Campos Galván espectativas de alianza y compresión que no fueron otra cosa más que posturas de traición y miedo.

Hoy la gobernadora electa tiene muy claro que si uno de los exgobernadores la apoyó en esa travesía persecutoria que padeció desde Palacio de Gobierno en los últimos 4 años, no fueron los de su partido, sino curiosamente se trató del priista Fernando Baeza Meléndez, quien pasó incluso por encima de su sobrino para abiertamente respaldar a Maru Campos aún en contra de los cánones dictados desde Palacio. Los demás “ex” quizá ni invitación reciban, o si les llega por mero trámite de cortesía en las Relaciones Públicas, se les invitará a que -por dignidad- no acudan.

******

ARTURO FUENTES VÉLEZ otra vez mal, de malas y con cuentas mochas. Fue al Congreso del Estado y llegó con la tarea como niño de primaria mal portado: a medias, llena de chile colorado y con diez pretextos para cada cuestionamiento.

Es hora que los diputados locales no pueden conocer, de viva voz del Secretario de Hacienda, el estado que guardan realmente las finanzas públicas de Chihuahua. Fuentes Velez acudió más por cumplir el requisito que en el ánimo de rendirle cuentas al Poder Legislativo. El diputado Miguel Colunga nuevamente lo exhibió de cuerpo entero. El Secretario decidió jugar su última carta y será la de navegar en esa marea ruda lo más underground posible. Las consecuencias de su acciones serán motivo de sendas carpetas de investigación y una comparecencia en el Congreso mal atendida como la que ocurrió en la víspera no lo hundirá más y haberlo hecho bien, tampoco lo salvará del tsunami que se le avecina a cada minuto.

******

HABLANDO DE FUTUROS gobernantes, quien sostuvo una reunión un tanto legislativa, es el alcalde electo de Chihuahua capital, Marco Bonilla, el cual tuvo un encuentro con diputados electos del PAN, locales y federales, y es que el próximo presidente municipal sabe que desde los Congresos también se fraguan alianzas y proyectos, es así que se reunión con los legisladores electos por los Distrito 15, 16, 17 y 18 con sede en la capital, Alfredo Chávez, Mario Vázquez, Carlos Olson y Carla Rivas, así como con las próximas diputadas federales electas por los Distritos 6 y 8, Laura Contreras y Rocío González, precisamente para irle dando forma a su trienio, con posibilidad de ser sexenio, mismo que ya inicia en septiembre.