Carta de la discordia-Hermanitos de leche-Miedo no anda en burro-PRI latoso

LA TELENOVELA ENTRE Javier Corral y César Duarte está lejos de terminar, es más, hasta ha llegado a un clímax de dramatismo digno de La Rosa de Guadalupe, y es que esa carta que el abogado del ballezano, Juan Carlos Mendoza, envió a los medios de comunicación y que supuestamente fue escrita por el exgobernador, avivó aún más la disputa que se traen el oriundo de Balleza y el oriundo de El Paso. Duarte no baja a Corral de mentiroso e inepto, mientras que Corral no baja a Duarte de cínico y ladrón, y en medio, el estado de Chihuahua hecho garras por ambos señoritos, el ballezano por endeudarlo y el paseño por volverlo a teñir de sangre y agudizar el caos financiero. Ojalá ya cuando don Javier sea el ex, al igual que su antecesor, entonces sí diriman sus odios y frustraciones entre ellos, para que así dejen de utilizar como arena de boxeo a un estado que a ambos les quedó muy grande y que ahora tiene que padecer la corrupción de uno y la ineptitud del otro.

Pero las acusaciones mutuas no se quedaron nada más entre ellos, sino que en la mentada carta salió a relucir el nombre de Víctor Quintana, el exdirigente estatal de Morena y exsecretario de Desarrollo Social de Javier Corral, quien, según Duarte, resultó ser el enlace con el crimen organizado, sin duda una tremenda acusación de la que ya el morenista salió a defenderse, pero de la que ya quedó la duda.

******

YA SIN DISIMULAR, quienes demostraron que se entienden, y mucho, son el gobernador Javier Corral y el que pretendía sucederlo en la silla, el morenista Juan Carlos Loera. Y es que el excandidato perdedor no deja de exhibir que respira por la herida que le dejaron los triunfos de Maru Campos por la gubernatura y Cruz Pérez Cuéllar por la alcaldía de Juárez, lo mismito que siente su amigo Corral. Es así que como compas que son, el casi exgobernador paseño compartió una publicación de Loera en donde se queja del regreso del duartismo y de que los medios de comunicación tratan a César Duarte como víctima, es decir, el diablo los hace y ellos se juntan, chance y pronto los veamos ya sin tapujos defendiendo a ultranza a esa deformidad llamada la 4T.

******

Y MIENTRAS LAS acusaciones entre el ex y el que ya se va, se ponen muy intensas, intenso también es el hecho de que Javier Corral no tendrá a sus queridos escoltas con costo al erario de Chihuahua, si los quiere y necesita, pues que los pague de su bolsa, porque en el Congreso del Estado, esa iniciativa que pretendía cobrarle al presupuesto estatal para que escoltas siguieran haciéndole los mandados a Corral, ya se fue a la congeladora legislativa y ahí dormirá el sueño de los justos, será por eso que apenas y concluya su mandato, don Javier ya tiene listos sendos boletos de avión que lo saquen fuera del estado que (des)gobernó. Es pregunta con escala en algún aeropuerto.

******

ANTE LAS SERIAS acusaciones de mujeres que a mitad de semana protestaron por supuestas violaciones y acoso sexual que se registran en la UACH, los malosos nos enteraron que este día, el rector de la máxima casa de estudios de la entidad, Luis Fierro, recibirá a las quejosas para escuchar más a fondo las denuncias que tienen que presentar, pero como el Rector sabe que la situación es delicada y por tanto requiere de bastante tacto, nos contaron que a la reunión también deberán acudir los 15 directores de las distintas Facultades de la universidad.

******

QUIEN YA SE despidió de su curul en el Senado de la República es Cruz Pérez Cuéllar, quien en una semana tomará protesta como alcalde de Ciudad Juárez, es así que ayer mismo se despidió de sus colaboradores allá en las instalaciones de la Cámara Alta en la Ciudad de México, en donde por supuesto que lo acompañó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena y principal impulsor de Cruz, quien ya se alista para el 27.

******

EL RELEVO DE la dirigencia del PRI estatal parece lejano. Se diluye entre lo insípido y lo mínimamente necesario. Pero hacia el interior de lo que queda de la familia revolucionaria no solamente se trata de recoger del piso lo que queda de dignidad partidista, sino del ejercicio de varios millones de pesos mensuales que les minsitrará el Instituto Estatal Electoral.

Endeudado ya no está el partidazo, salvo algunas cuentas por pagar que no generan inquietud mayor en que se gasta sin conflicto dicho presupuesto. La pelea ahora es -curiosamente- entre Omar Bazán y Lilia Merodio.

Los dos traen padrinos diferentes en las alturas del Comité Ejectivo Nacional, pero en la pelea entró duro Merodio, quien sin duda tomará fuerza al ser la figura que el PRI decidió transitará en el gobierno de coalición que encabezará la gobernadora Maru Campos.

Cierto es que el propio Bazán tampoco es ajeno a las querencias de los que van llegando a tomar las riendas del estado. La disputa se tornará tan extraña, paradójica y hasta chusca, que ahora resulta que en las decisiones del PRI influirán venas azules. No cabe duda que la vida es una rueda de la fortuna. El PRI le dio vida al PAN para convalidar su monopolio ancestral y hoy la criatura le pone el babero al dinosaurio tricolor para que no tire la sopa.