Tragedia azul-Bolas el engrudo-Van hasta donde tope-Más en la mira

LA EXHIBIDA QUE le pegó la alcaldesa Maru Campos a la administración justiciera del Gobierno del Estado, enfilando las baterias directamente hacia el gobernador Javier Corral, como su persecutor político “number one”, y señalando al Subsecretario de Gobierno, Carlos Olson, como el “ejecutor VIP” y brazo armado de Gustavo Madero, de la intifada -política- en su contra, llevó ayer a nuevos escenarios donde las cúpulas nacionales de partidos como Morena y Redes Sociales Progresistas terminaron dando un respaldo moral y hasta abierto a la violencia de género y política que padece la Presidenta Municipal desde las entrañas de Palacio de Gobierno.

Los malosos deslizaron dos twits. El primero de Citlalli Hernández, recién electa Secretaria General del Comité Ejecutivo Nacional del partido Morena, que a la letra se lee: “La violencia política no debería tener cabida en ningún espacio. Mi solidaridad con @MaruCampos_G; condenable el acoso político de @Javier_Corral”.

Y el de José Fernando González Sánchez, dirigente nacional de Redes Sociales Progresistas se solidarizó con Campos por la agresión política de parte del principal actor de su partido, pero fue más allá y le extendió la mano en términos abiertos: “En las @RSPorgMX declaramos nuestro apoyo incondicional a todas las mujeres víctimas de la violencia por el ejercicio abusivo del patriarcado político en razón exclusiva de su género, como es el caso de @MaruCampos_G en #Chihuahua .Las #RSP te abren las puertas para participar en nuestro proceso interno hacia el 2021, en donde siempre encontrarás respeto y libertad para continuar con tus proyectos de lucha por una mejor sociedad chihuahuense”.

La cúpula nacional del PAN también actuó. Nos enteraron los malosos que un personero azulado de altos vuelos, estuvo ayer platicando con el propio gobernador Javier Corral por largas horas, donde una y otra ves escuchó de parte del mandatario las argumentaciones en contra de Campos Galván.

El enviado del CEN panista regresó a la Ciudad de México, nos cuentan, con más dudas de las que llegó para presenciar la tragedia azul que protagoniza su partido en Chihuahua, donde las principales figuras políticas del escenario se encuentran en la antesala de incendiar el campo de batalla local.

El tema no solamente llamó la atención de los reflectores nacionales, pues nos confirman que la agenda del mandatario estatal estuvo ayer prácticamente bloqueada atendiendo al menos tres reuniones privadas para dar salida a su versión justiciera. Eso le ocupó un 80 por ciento de la agenda del miércoles.

Nos dicen que la atención y tiempo que ayer dedicó el gobernador Corral al seguimiento de la guerra política contra la alcaldesa Campos, que es la mejor manera de explicar la encerrona y los ajustes que hizo él mismo a su equipo de colaboradores la noche del mismo martes, luego de que se destapara la denuncia por parte de Maru a media tarde.

Quienes presenciaron esa reunion de gabinete atestiguaron el épico regaño a Carlos Olson, por dejarse grabar y permitirle a Maru que acreditara la persecución política mediáticamente. El pálido rostro del funcionario alertaba en ocasiones afecciones cardíacas, nos reveló una fuente que estuvo presente.

******

“EN NINGUNA, EN ninguna de las investigaciones que se siguen en la Fiscalía Anticorrupción, la señora María Eugenia Campos Galván, guarda, al día de hoy -25 de noviembre del 2020- calidad de imputada”, informó la titular del área, Gema Chávez Durán, al responder si hay o no investigaciones contra la edil. La puntualización de la funcionaria es desgarradora toda vez que el Ministerio Público exhibido ayer en video y audio dejaba ver lo contrario al conversar con Pablo Canaán, quien maquinó las escenas -dijo la Fiscal- para dejar ver lo que Campos llamó como “persecución política” de parte del gobernador Javier Corral.

¿Y nunca te hicieron favores? Es una de las tantas preguntas encaminadas a demostrar algún ilícito de Campos Galvan. Los malosos confirmaron que el hueso que buscaban estaba en torno al gasto de “unas tarjetas de crédito” utilizadas por el chihuahuense. Se trata pues de una investigación dirigida más de tipo fiscal que judicial. Sin embargo, más allá de los dichos de antier por la Alcaldesa y los de ayer de la Fiscal -quien se hizo bolas en el discurso de criminales-políticos o políticos-criminales, se ventiló que hasta ayer no hay nada contra Campos, no sabemos si hoy o tal vez mañana sí, pero hasta el 25 de noviembre nel.

Luego de pedir respeto a su investidura, pero jaloneando la de Paco Molina -abogado de la Alcaldesa-, Gema Chávez sí se hizo francamente bolas con las actuaciones de los funcionarios públicos implicados en la maquinación cineasta: Carlos Olson e Inés Martínez. La pregunta que le hizo la prensa fue directa y a la cabeza: “¿Pueden funcionarios estatales ser mediadores o colaboradores con la Fiscalía Anticorrupción para agenda de entrevistas? -en clara alusión al actuar de los ya citados en la maquinación en video”, a lo que respondió: “No es que los funcionarios públicos puedan ser mediadores, los funcionarios públicos pueden ser, en su caso, sujetos a peticiones de información o de apoyo en las labores de esta Fiscalía”; es decir, ningún funcionario puede andar agendando entrevistas de indagatoria, se tienen que circunscribir a responder lo que se les pregunta.

Así pues, aunque no quiso dejarse caer con los funcionarios del Gobierno del Estado metidos en la novela, la Fiscal dejó en claro que nada tenían que andar haciendo en este galimatías.

*****

EN HONOR A la verdad, la salida a la prensa de la Fiscalía dejó más dudas que respuestas en este caso, pues aclaró que ella no la trae imputada pero que desconoce el tema de la “nómina secreta” ventilada ayer mismo por el gobernador Corral, lo que deja más dudas en torno a cómo viene el golpe contra Campos Galván, quien por lo menos ayer tuvo que dormir más tranquila al tiempo de conocer que por ese lado -Fiscalía Anticorrupción- no hay nada contra ella. No así con la Fiscalía del Estado, donde el gobernador aseguró lo contrario y hasta aseveró que le ofrecieron criterio de oportunidad.

Si la salida de la Fiscal fue para apoyar al mandatario, se quedó lejos. Es más, en torno a la pregunta de si se había reunido con él, en la magia de la edición simplemente desapareció. Así que tiempo al tiempo…

******

NO HABRÁ MARCHA atrás, al menos eso lo dejó en claro el gobernador Javier Corral ayer ante los señalamientos de la alcaldesa Maru Campos que lo marcan como el estratega detrás del acecho político que la Presidenta Municipal considera una persecución política y personal, el proceso seguirá y es posible que hasta se adelante, pues se decía que la orden de aprehensión en contra de la jefa del Ayuntamiento capitalino se ejecutaría hasta después de que pidiera licencia, que será por ahí de la primera semana de diciembre, pero ante los constantes dimes y diretes de ambas partes, ésta podría acelerarse y ocurrir en cualquier momento, a sabiendas del costo político que implicaría para el panismo no sólo del estado de Chihuahua, sino de todo el país, razón por la que Corral sacó a flote la carta enviada al dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, en donde le advirtió lo que se venía al interior del partido por el choque de trenes que ya dejó sus primeras víctimas, al menos con las denuncias presentadas ayer por Paco Molina, el abogado encargado de la defensa de la Alcaldesa, en contra de la fiscal Anticorrupción, Gema Chávez; del subsecretario General del Gobierno, Carlos Olson y de la directora del Registro Civil, Inés Martínez, así como del MP encargado de armar la carpeta contra la Presidenta, identificado como Carlos Esparza. Sin embargo, así como el Gobernador no pretende replegarse, tampoco lo hará Maru Campos, de quien se dice que tiene más pruebas del intento de armarle delitos y que lo presentado el martes por la tarde, las llamadas y videos de su excolaborador Pablo Canaan, son sólo un gajo de la granada que continuará explotando en las próximas horas y días.

Y en cuanto a los funcionarios estatales denunciados por tráfico de influencias y por andar operando políticamente contra sus adversarios, sin importarles la jurisdicción y mucho menos las formas, el Góber se lavó las manos y los dejó que se defendieran como pudieron, a través de redes sociales y victimizándose de ser señalados como “esbirros” del Gobernador por parte de la alcaldesa Maru Campos.

******

LOS QUE SE frotan las manos con el reguero de sangre azul dentro del PAN son los de Morena, desde simpatizantes, militantes y dirigentes, además de por supuesto los que aspiran a las candidaturas. Tan felices están por el deschongue interno panista, que incluso ya hasta cantan victoria de lo que pueda suceder en las urnas en junio del 2021, sobre todo porque la mayoría de los morenos sabe que la única que les pudiera dar batalla electoral es precisamente la alcaldesa Maru Campos, así que con una orden de aprehensión girada, las aspiraciones de la Presidenta Municipal se derrumbarían como una torre de naipes. Y es que bien dicen que Gobernador no pone Gobernador, pero el Gobernador en turno, al menos en la historia reciente de Chihuahua, sí se ha encargado de derribar al que no quiere por nada del mundo que lo suceda.

Ya ocurrió en el 2009 con el arresto del expresidente municipal de la capital, Juan Blanco Zaldívar, a quien el entonces gobernador José Reyes Baeza le truncó los sueños de ser el candidato panista a la gubernatura, con todo y que era el mejor posicionado en las encuestas, y volvió a ocurrir en el 2013, cuando el exalcalde Marco Quezada se perfilaba a un cierre espectacular al frente del Ayuntamiento y sus diferencias con el exgobernador César Duarte lo marginaron del PRI. Por lo que los opositores al PAN se lamen los bigotes al saber que Javier Corral puede derrumbar las aspiraciones de la alcaldesa Maru Campos, aunque no logre su cometido de dejar en el puesto a su delfín, el senador Gustavo Madero.

******

HABLANDO DE GUSTAVO Madero, el senador del PAN y aspirante a la gubernatura, éste ya se convirtió en un blanco de denuncias, pues no sólo trae a cuestas la que le interpuso el aspirante independiente a la alcaldía de la capital, Fermín Ordóñez, por presuntos desvíos en la administración estatal, sino que la senadora de Morena y expresidenta de la Cámara Alta, Mónica Fernández, lo denunció ayer por violencia política, luego de ser blanco de insultos e improperios por parte del legislador chihuahuense durante aquella atropellada sesión del 12 de diciembre de 2019, cuando Rosario Piedra Ibarra asumió como titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Vaya, iniciado el proceso electoral en su periodo preliminar, los golpes políticos están a la orden del día, así que no hay que ser videntes para imaginar cómo se pondrán los trancazos apenas y se oficialicen a los candidatos.

******

Y YA QUYE mencionamos el proceso electoral y todo lo que se viene en el 2021, los malosos nos comentaron que de los aspirantes a la gubernatura de Chihuahua, no solamente la alcaldesa Maru Campos está en la mira del gobernador Javier Corral, sino también el senador de Morena Cruz Pérez Cuéllar, quien se ha manifestado por buscar la candidatura al Gobierno del Estado, y es que dentro de esa mentada “nómina secreta” y los tentáculos políticos de César Duarte, también salió a relucir el nombre del legislador morenista, pero como que Pérez Cuéllar trae fuero constitucional, desde Palacio de Gobierno están en espera de que el juarense pida licencia para ir tras sus huesos.