Aliado de Morena-Sentencia en septiembre-Dos visiones-Ausentes

EL GOBERNADOR JAVIER Corral es un aliado de Morena. Asi, con todas sus letras ,lo dijo la candidata del PAN al gobierno del Estado, María Eugenia Campos Galván, en un posicionamiento nocturno los primeros segundos de este viernes, tras conocer que el juzgado de Control que lleva su caso decidió vincularla a proceso.

La panista salió de su casa minutos antes de la media noche, donde estuvo prácticamente toda la jornada del viernes a la espectativa del desarrollo del entramado judicial que se prologó por casi 40 horas (inició desde mediados de semana). Decidio junto con su Coordinador de Campaña. Arturo García Portillo, hacer un posicionamiento público y personal desde la casa del panismo: las instalaciones del Comité Directivo Estatal para que se notara el contexto de arropamiento con los suyos, y pararse de frente a señalar que él único enemigo que ella tiene está en casa, tiene nombre, apellido y despacha como titular del Ejecutivo.

En calidad de vinculada a proceso, cuyo estatus jurídico no tiene más que una rimbonbante etiqueta, Campos no se frenó en calificar de “pseudo proceso” el que armó la fiscalía estatal en su contra, con la única finalidad de ayudar a que el mandatario estatal materializara su alianza con el partido Morena para entregarle el estado. A Corral Jurado también le calificó como un politico que lamentablemente quiso fabricar su éxito en la persecusión y la difusión de la mentira. No se guardó nada la chamaca.

Plantada frente a las cámaras advirtió a Palacio de Gobierno que no se rinde ni se doblega. Maru arrancará la campaña el 4 de abril y sus abogados atenderán lo que ella calificó una y otra vez como “pseudo proceso”. Se dijo sabedora de que sus oponentes en campaña usarán este tema armado por el corralismno para dañarla mediáticamente, pero será una carrera y una contienda ahora sí con las cartas abiertas. Ya cada quien sabe qué armas porta y puede ver las de los demás. El tiro, pues, está cantado.

******

Y, BUENO, LOS malosos juristas ayer se reportaron con el columnista solamente para ratificar el escenario planteado hace un par de semanas aquí mismo. Maru Campos viivrá la campaña vinculada. Será un elemento más que su estrategia mediática deberá atender. El único riesgo intangible de este contexto es conocer qué tanto logró Palacio de Gobierno afectar en el imaginario colectivo la intención de elegirla como gobernadora, y de ahora en delante qué tanto aprovechan los demás partidos y candidatos la mesa servida que les dejó el gobernador Corral.

No hay otro riesgo más que ese. La pirotecnia judicial puede pasar sin pena ni gloria, o ser el principal elemento distractos. Las estrategias lo dirán. Pero jurídicamente nada pasará y deberá llegar septiembre para que el juzgado emita una sentencia. En ese mes, en septiembre, Maru pudiera acudir a escuchar el veredicto como gobernadora en funciones… o ni siquiera acudir

******

QUEDÓ CLARO, DIJERON los malosos azules, que a partir de este fin de semana se enfrentan dos visiones hacia fuera y hacia dentro de Acción Nacional. Primero hacia dentro Maru tendrá que navegar con el enemigo panista en casa, y hacia fuera contener la oleada de los contrincantes morenos.

Y es que en medio de un ambiente polarizante, entre los que añoran la 4T y los que la desprecian, entre quienes desprecian al gobernador Javier Corral y su pacto con Morena, así como con la candidata del PAN-PRD en la mira del ojo público, es como este domingo arrancarán las campañas electorales un minuto después de la medianoche, por lo que los candidatos no lo desperdiciarán, sobre todo porque se trata de las campañas más cortas de la historia, con apenas dos meses para mover el pandero y esperar al domingo 6 de junio, fecha en que se decidirá no sólo en futuro político de los abanderados que buscan el Gobierno del Estado, sino el futuro del estado completo, sobre todo porque los mejores posicionados, Maru Campos y el candidato de Morena, Juan Carlos Loera, representan dos maneras completamente opuestas de gobernar.

Por elllo resulta evidente que ante la urgencia de posicionarse entra los votantes, ambos centrarán sus fuerzas y atención en Ciudad Juárez, pues esa localidad fronteriza si bien no pone gobernadores, puede ser clave en una eventual derrota.

Juárez y la capital son plazas antangónicas en las visiones de Campos y Loera. Las fortalezas, el reservorio de vortos de ambos y el lugar donde no pueden permitir que el oponente se lleve más sufragios de los que pueda cargar en los morrales para alzarse con el triunfo. Empiezan las carreras.

******

HABLANDO DE LAS campañas y la polarización, quien se abrió de plano, así como su amigo, el gobernador Javier Corral, fue el senador Gustavo Madero, y es que es tal el odio grillo que le tienen a la panista y candidata a gobernadora, Maru Campos, que ambos van con todo por el morenista Juan Carlos Loera. Y es que sin decir nombres, Madero se explayó en un artículo que escribió en un medio impreso de la capital, en donde afirmó que “la esperanza está en que los ciudadanos tengan la capacidad de ver más allá de las filias grupales o las fobias a Morena para apoyar a quienes ayuden a construir esa agenda transformadora que atienda a los problemas fundamentales de la mayoría de la población”. ¿Es necesario leer entre líneas?

******

Y MIENTRAS EL estado arde en la violencia desatada por el crimen organizado, con un ataque a media semana que dejó cuatro policías estatales asesinados en Madera, el gobernador Javier Corral y sus funcionarios encargados de la seguridad, el fiscal César Peniche y el secretario Emilio García Ruiz, anduvieron más que ausentes y no quisieron desaprovechar los días santos para tomarse un respiro, con todo y que el trabajo de Estado prácticamente nunca lo permite, pero como ya se van y la violencia no cesa, para qué preocuparse, dirán los encargados de combatir la narcoviolencia.