Organizadores de la Copa América se defienden por críticas de los países participantes en la competencia

Asientos vacíos, canchas en mal estado, largas colas de aficionados para recoger sus entradas, problemas con el videoarbitraje y hasta un partido comenzó con 20 minutos de atraso.

La Copa América ha tenido toda clase de inconvenientes desde su arranque el 14 de junio, pero los organizadores del torneo insistieron el viernes que su desarrollo ha sido óptimo al dar un balance previo a la final del domingo entre Brasil y Perú en el estadio Maracaná.

Los problemas alcanzaron ebullición el miércoles, cuando la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) mandó una carta de seis páginas a la CONMEBOL en la que criticó varias facetas de la competición. Muchos de los puntos planteados también fueron aireados por otras selecciones, incluida la del anfitrión Brasil.

La CONMEBOL no ha respondido de forma oficial a la AFA. Tampoco los organizadores de la Copa América.

“No estamos diciendo que tenemos un torneo perfecto, pero estamos sentando las bases, los parámetros para el futuro”, dijo Hugo Figueredo, el director de competiciones de la CONMEBOL.

Los organizadores también rechazaron las quejas sobre el uso del videoarbitraje (VAR), uno de los puntos principales en la carta que Argentina presentó tras perder 2-0 su semifinal ante Brasil el martes. El VAR es operado por la empresa española Media Pro, también criticada por Argentina.

Los argentinos, con Lionel Messi llevando la voz, creen que debieron señalarse dos penales a su favor en el partido. El árbitro Roddy Zambrano no recurrió al VAR en ninguna oportunidad.

“Implementamos el VAR de una manera innovadora. Siempre habrá críticas”, dijo Figueredo. “El VAR es una herramienta para los partidos. Es decisión del árbitro usar o no el VAR”

Los organizadores también insistieron que la concurrencia a los estadios ha sido fuerte pese a los visibles claros en los partidos, incluyendo la semifinal del miércoles en Porto Alegre, en la que Perú derrotó 3-0 a Chile.

Se pusieron a la venta casi un millón de entradas, y 800 mil espectadores han acudido a los 24 partidos que se han disputado hasta ahora, y se espera la asistencia de otros 100 mil para la final y el duelo del tercer puesto entre Argentina y Chile en Sao Paulo.

Pero fueron pocos los partidos de la fase de grupos que convocaron a más de 20 mil aficionados en los estadios de las seis ciudades sede.

Fuente: Sin Embargo