¿Los JJOO de Tokio son una causa perdida? Japoneses piden que se retrasen ante rebrote de la COVID-19

El Primer Ministro Yoshihide Suga declaró un estado de emergencia en Tokio y sus alrededores la semana pasada por un repunte del coronavirus, pero prometió que los Juegos Olímpicos de mediados de año se llevarán a cabo y serán “seguros”.

La oposición a la justa, no obstante, va en aumento y muchos piden su cancelación definitiva. El Comité Olímpico Internacional y los organizadores locales han dicho que otra postergación es imposible, de modo que las únicas opciones son llevarlos a cabo a partir del 23 de julio, como está programado, o cancelarlos definitivamente.

Dos encuestas recientes de la agencia Kyodo y del canal TBS indican que el 80 por ciento de la opinión pública japonesa quiere que la justa se postergue de nuevo o se cancele, o piensa que no se va a llevar a cabo. Esto representa un aumento del 15 por ciento al 20 por ciento respecto al mes pasado.

“Los japoneses están cada vez más inclinados a oponerse a los Juegos este verano y el estado de emergencia refuerza la impresión de que son una causa perdida”, manifestó Koichi Nakano, quien enseña política en la Universidad Sofía de Tokio, en un correo electrónico enviado a The Associated Press.

Hay muchos factores en juego: Las finanzas olímpicas, la geopolítica y las apariencias.

Los contribuyentes japoneses han invertido miles de millones de dólares en los juegos, el COI vive de los derechos de televisación y sus arcas han sufrido un duro golpe por la postergación del año pasado. China, por su parte, está lista para organizar los Juegos de Invierno en Beijing dentro de 13 meses y sacaría un rédito político si Japón no puede llevar a cabo los de verano.

Fuente: Sin Embargo