Cruz Azul empató sin goles contra el Arcahaie en la Concachampions

Cruz Azul no puede confiar en los jugadores suplentes. Si bien la ideología de Juan Reynoso es la rotación, el técnico necesita sí o sí a los habituales titulares.

Esta noche, los celestes no pudieron hacerle ningún tipo de daño al Arcahaie de Haití, su primer rival en la Liga de Campeones de Concacaf; que pese a tener una nómina de mucho menor costo y preparación, jugar con un equipo que apenas promedia los 21 años de edad, la Máquina no supo ser superior.

La experiencia de elementos como Elías Hernández, Rafael Baca, el ímpetu de jóvenes como Misael Domínguez, Santiago Giménez o Alexis Gutiérrez lucieron por su ausencia en República Dominicana.

Un penal no marcado sobre Pedro Pacheco en la recta final puede ser el argumento perfecto para los cementeros, sin embargo, el planteamiento lleno de suplentes terminó por afectar a un equipo que en la Liga MX impone marcas.

Desde el momento de ver la alineación suplente, las dudas comenzaron a aparecer, aunque al final los pronósticos se mantenían de lado celeste.

El juego comenzó con 11 elementos cementeros que tienen pocos minutos en el campo, pero que al final la diferencia individual era abismal en comparación con su rival. Los primeros minutos, Cruz Azul no defraudó. Una buena oportunidad de Santi Giménez, pero su mala ejecución terminó por entregarle el esférico a las manos de Gooly Elien Pasaron 20 minutos y otro llamado a la puerta por parte de la Máquina con Hernández, quien no supo definir el centro que Domínguez le había proporcionado.

El tiempo avanzó y el tenor era el mismo, un Cruz Azul sin alternativas y sin oportunidades de avanzar más allá del medio campo, pues cabe señalar que el cuadro haitiano se interpuso bien en la marca numérica apelando a lo físico para ahogar a los jugadores celestes.