Ben Sosoli, luchador de la UFC, podría ir a prisión por golpear a un hombre en un bar de Australia

El luchador australiano de peso pesado Ben Sosoli podría acabar entre rejas y ver truncada su carrera deportiva después de declararse culpable este 17 de septiembre ante el Tribunal del Condado de Victoria de un cargo de lesiones imprudentes.

En caso de terminar en prisión, el púgil de 30 años perderá el contrato en una de las promociones de artes marciales más importantes del mundo, la UFC.

¿QUÉ OCURRIÓ?

Los hechos se produjeron el 8 de septiembre de 2019, cuando el luchador —conocido profesionalmente como Combat Wombat— trabajaba como guardia de seguridad en un bar en Melbourne. Un cliente al que habían negado la entrada al bar, saltó el cordón del establecimiento y trató de pasar el control otra vez. Durante el proceso, el fiscal Jordan O’Toole afirmó que después de que se negara el acceso al hombre por segunda vez, Sosoli se lo llevó a una esquina, lo tiró al suelo y le golpeó.

Los ataques de Sosoli causaron una doble fractura de mandíbula y rompió tres dientes al cliente. Un médico calificó las lesiones sufridas como “graves”.

La abogada del púgil, Zarah Garde-Wilson, alegó que el cliente del bar estaba ebrio y amenazaba con apuñalar al personal de seguridad. Además, la letrada señaló también que, antes de que Sosoli golpeara al hombre, este le pegó en el brazo y la cara, lo que le provocó un corte en el labio al deportista.

En su defensa del púgil, la jurista indicó que la condena podría arruinar la carrera del luchador con la UFC, un aspiración profesional de Sosoli que se había hecho realidad semanas antes del incidente, cuando firmó un contrato con la organización deportiva.

Mientras tanto el juez Gavan Meredith, quien todavía no ha dictado sentencia, afirmó que el deportista “estaba altamente entrenado y capacitado” y era “consciente de las posibles consecuencias de sus puñetazos”.

Fuente: Sin Embargo