Una niña consuela a su hermano que padece leucemia; “ella siempre está con él”, dice la madre

Una imagen ha conmovido a cientos de usuarios de redes sociales al mostrar el dolor que una familia enfrenta cuando uno de sus miembros padece cáncer.

La fotografía retrata el momento en que una niña posa su mano en la espalda de un menor que vomita sobre la taza de baño. Es la historia de Audrey y Beckett.

“Algo que los doctores no dicen acerca del cáncer infantil es que afecta a toda la familia. Habaln de las dificultades médicas y financieras, pero ¿cuándo cuentan los problemas familiares y las reacciones de otros niños ante la situación?”, escribió la madre de los menores, Kaitlin Burge, en su cuenta de Facebook.

Originaria de Texas, ella y su familia han tenido que afrontar la leucemia linfoblásitca aguda que Beckett padece desde abril de 2018.

La madre señaló que Audrey no entendía por que su hermano, 15 meses menor que ella, ya no podía acompañarla al parque ni mostrar la vitalidad que día a día lo acompañaba.

“Ella vio a docenas de doctores ponerle una máscara a su hermano, clavarle agujas y darle fuertes medicamentos mientras estaba ahí, sin ayuda. Ella no sabía realmente lo que estaba pasando, lo único de lo que se daba cuenta es que algo no estaba bien con su también mejor amigo”, detalló.

La mujer apuntó que poco a poco, Audrey se dio cuenta del esfuerzo que para su hermano representaba caminar, y la necesidad que tenía de dormir más tiempo del acostumbrado.

Por lo que, poco a poco le ha explicado el padecimiento que su hermano sufre para no alejarla de este proceso.

“Los niños necesitan apoyo y no deberían distanciarse de quienes estaño enfermos. Deben entender que en cualquier caso ambos serán cuidado”.

Añadió que ahora “ella pasa gran parte del tiempo junto a él en el baño. Lo apoya, cuida y soba la espalda. Ahora son más cercanos, y siempre cuida de él”.

En este sentido, dijo que por eso tomó la foto y la compartió en sus redes sociales. Para la madre del menor es indispensable involucrar a todos los miembros de la familia en enfermedades como el cáncer, ya que “así es el cáncer infantil. O lo tomas. O lo dejas”.

Fuente: Sin Embargo