Un proyecto regala más de 5.600 dólares a personas sin hogar y revela qué hicieron con el dinero

Después de realizar las transferencias, los promotores de la iniciativa dieron seguimiento periódico a los beneficiarios durante un año para conocer cómo gastaban los fondos y cómo evolucionaron sus vidas.
La organización Foundations for Social Change, en asociación con la Universidad de British Columbia, lanzó en Canadá el primer programa del mundo de transferencias directas en efectivo para ayudar a personas sin techo en el marco del estudio New leaf project (NLP), publicado recientemente.

Los promotores de la iniciativa identificaron a mediados de 2018 en la ciudad de Vancouver a 50 personas que se habían quedado sin hogar en los dos años anteriores y entregaron a cada uno 7.500 dólares canadienses (más de 5.600 dólares estadounidenses), que los beneficiarios podían utilizar como quisieran.

“Al principio, pensé que era un poco exagerado, demasiado bueno para ser verdad […] Fui con uno de los representantes del programa a un banco y abrimos una cuenta bancaria para mí. Incluso después de que el dinero estuviera allí, tardé una semana en asimilarlo”, comentó uno de los participantes del estudio, identificado como Ray.

El hombre, de 55 años, solía ​​vivir en un refugio de emergencia para personas sin hogar. Sin embargo, desde el 2019 pudo pagar un alojamiento propio y realizar cursos de preparación para conseguir un trabajo, informa Vox.

Comparación con un grupo de control

Después de realizar las transferencias, NLP dio seguimiento periódico a los beneficiarios durante un año para conocer cómo gastaban los fondos y cómo transcurrían sus vidas. A su vez, los resultados eran comparados con los de otro grupo de 65 personas sin hogar que no recibieron dinero en efectivo.

Cabe señalar que ambos grupos tuvieron acceso a talleres enfocados en el desarrollo de planes y de habilidades para la vida.

Resultados positivos

Los expertos comprobaron así que las personas que se beneficiaron de las transferencias se mudaron a viviendas estables más rápido y ahorraron los suficiente para mantener una seguridad financiera durante el año de seguimiento. Además, disminuyeron sus gastos en drogas, tabaco y alcohol en un 30 % y aumentaron sus gastos en comida, ropa y alquiler.

“Contrariamente a los estereotipos realmente dañinos, vimos que las personas tomaban decisiones financieras acertadas”, comentó Claire Williams, directora ejecutiva de Foundations for Social Change, al portal estadounidense.

Asimismo, los especialistas consideran que el estudio rebate los mitos de que las personas que se vuelven pobres llegaron a ese punto por las malas decisiones y la falta de autocontrol, planteamiento que sugiere que son los culpables de su situación.

Generalmente, las ayudas económicas se entregan a las personas necesitadas de forma mensual. No obstante, “la investigación muestra que si le das a la gente una suma mayor de efectivo por adelantado, se desencadena un pensamiento a largo plazo”, en lugar de mantener a la gente en modo de supervivencia, explicó Williams.

Finalmente, el estudio concluyó que obtener un ingreso básico tiende a aumentar la felicidad, la salud, la asistencia a la escuela y la confianza en las instituciones sociales, al tiempo que reduce la delincuencia.

Fuente: RT