Un cuadro que se iba a subastar en Madrid por 1,500 euros podría ser una obra perdida de Caravaggio

El Ministerio de Cultura de España ha evitado que se subaste este jueves en una pequeña galería de Madrid un cuadro ante la hipótesis de que se trate de un Caravaggio, el reconocido artista italiano y principal figura del tenebrismo de finales del siglo XVI y comienzos del XVII.

Así lo ha anunciado el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez-Uribes, después de que este miércoles se reuniera de urgencia la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio y la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes.

También la Comunidad de Madrid, a instancias del Ministerio, ha iniciado la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) del cuadro. “Con esa doble garantía nos aseguramos de que se quede en España y que se puedan hacer las cosas bien”, ha explicado Rodríguez-Uribes.

El cuadro había estado hasta ahora atribuido a un discípulo de José de Ribera. Es un ‘Ecce Homo’ del siglo XVII, óleo sobre lienzo de 111 por 86 centímetros. Su precio de salida en la subasta que debía celebrarse esta jornada en la casa de subastas Ansonera era de apenas 1.500 euros.

El diario italiano La Repubblica recoge el testimonio de una de las mayores expertas en Caravaggio, María Cristina Terzaghi, profesora de Historia del Arte Moderno de la Universidad Roma Tre. Tras visitar la capital española para contemplar la obra no tiene dudas sobre la autoría: “El manto púrpura con el que se viste Cristo tiene el mismo valor compositivo que el rojo de la Salomé del Prado de Madrid”, apunta, y sostiene que, además, “esta obra mantiene un vínculo profundo con las pinturas elaboradas al comienzo de la estancia napolitana” del maestro.

El cuadro llevaría ya cuatro siglos en España y trata un tema ya abordado con anterioridad por Caravaggio. Junto al ‘Salomé con la cabeza del Bautista’, del mismo artista, habría viajado a España en 1659 con el virrey de España, conde de Castrillo.

A pesar de la opinión de Terzaghi, no hay unanimidad entre los expertos acerca de que el cuadro que ha aflorado ahora en Madrid se trate de la obra perdida del pintor italiano.

Con Terzaghi coincide Vittorio Sgarbi, un prestigioso crítico de arte, que tras enterarse de la existencia de la obra, pretendía pujar por ella en la subasta de este miércoles por cientos de miles de euros, para conseguir devolverla a Italia. “El precio podría ser de 100-150 millones si se lo vende a un particular como el Thyssen y de 40-50 millones si se lo vende al Prado”, ha dicho Sgarbi en Il Corriere della Sera.

Nicola Spinosa, quien ha sido conservador del Polo Museo Napolitano y director del Museo Nacional de Capodimonte, considerado un gran estudioso de la pintura napolitana del siglo XVII, no está de acuerdo: “No es Caravaggio”, sostiene, aunque opina que “la pintura es de un Caravaggesque de alta calidad, más que de Ribera”. En el caso de que fuera de Ribera, “su precio partiría de los 200.000 euros”, afirma.

En España, el catedrático Benito Navarrete Prieto también es partidario de esta opción. Después de haber visto en persona dos veces el cuadro, afirma rotundamente que no es un Caravaggio.

El cuadro todavía se encuentra en una primera fase de inspección y diversos expertos tendrán que acceder a él en persona para valorar la obra, que se encuentra bastante sucia. Por el momento, el Estado español ha actuado de manera preventiva bloqueando la posibilidad de que la obra saliera del país hasta tener resultados definitivos.