Si te mareas cuando te levantas es muy importante que leas esto


Algunas personas que se sienten mareadas o aturdidas cuando se ponen de pie pueden tener un mayor riesgo de desarrollar demencia años más tarde, según un nuevo estudio publicado en la revista ‘Neurology’, editada por la Academia Americana de Neurología. La enfermedad, llamada hipotensión ortostática, ocurre cuando las personas experimentan una caída repentina de la presión arterial cuando se ponen de pie.

El estudio encontró la relación con la demencia solo en personas que tienen una caída en su presión arterial sistólica, no en personas que solo tienen una caída en su presión arterial diastólica o su presión arterial en general. La sistólica es la primera, o la más alta, cifra en una lectura de presión arterial y la hipotensión ortostática sistólica se definió como una caída de al menos 15 mmHg después de estar de pie desde una posición sentada.

“La presión arterial de las personas cuando pasan de estar sentadas a estar de pie debe ser monitoreada. Es posible que el control de estos descensos de la presión arterial sea una forma prometedora de ayudar a preservar las habilidades de pensamiento y memoria de las personas a medida que envejecen”, explica Laure Rouch, de la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos).

En el estudio participaron dos mil 131 personas con una edad promedio de 73 años y que no tenían demencia cuando se inscribieron. Las lecturas de la presión arterial se tomaron al comienzo del estudio y luego uno, tres y cinco años después. Un total del 15 por ciento tenía hipotensión ortostática, el 9 por ciento hipotensión ortostática sistólica y el 6 por ciento hipotensión ortostática diastólica.

Durante los siguientes 12 años, los participantes fueron evaluados para ver si alguien desarrollaba demencia. Un total de 462 personas, o el 22 por ciento, desarrollaron la enfermedad. Las personas con hipotensión ortostática sistólica tenían casi un 40 por ciento más de probabilidades de desarrollar demencia que aquellos que no tenían la enfermedad.

Cincuenta de los 192 con hipotensión ortostática sistólica, o 26 por ciento, desarrollaron demencia, comparado con 412 de las mil 939 personas sin ella, o 21 por ciento. Cuando los investigadores ajustaron otros factores que podrían afectar el riesgo de demencia, como la diabetes, el tabaquismo y el consumo de alcohol, aquellos con hipotensión ortostática sistólica fueron 37 por ciento más propensos a desarrollar demencia.

Los investigadores también encontraron que las personas cuyas lecturas de la presión arterial sistólica de pie a sentado cambiaban más de una visita a otra tenían más probabilidades de desarrollar demencia años más tarde que las personas cuyas lecturas eran más estables.

Las personas se dividieron en tres grupos en función de cuánto cambiaban sus lecturas con el tiempo. Un total del 24 por ciento de las personas del grupo con mayor fluctuación en las lecturas sistólicas desarrollaron demencia más tarde, en comparación con el 19 por ciento de las personas del grupo con menor fluctuación. Cuando los investigadores ajustaron otros factores que afectaban al riesgo de demencia, los del grupo más alto tenían un 35 por ciento más de probabilidades de desarrollar demencia que los del grupo más bajo.

Fuente: Excélsior