Se quedó dormida amamantando y cuando despertó su hijo estaba muerto

La escritora de ficción erótica, Laurie Jade Woodruff, compartió con distintos medios de comunicación la historia de cuando se quedó dormida amamantando, y al despertar descubrió que su hijo estaba muerto.

Todo ocurrió en 2015, en aquella fecha el pequeño Arthur tenía apenas tres meses de haber nacido y su mamá decidió darle leche para calmar su llanto, pues era muy probable que tuviera hambre. Sin embargo, el cansancio la venció y se quedó dormida.

Cuando despertó, su hijo estaba muerto y con sangre seca en la nariz

Para cuando despertó, el bebé yacía sin vida en sus brazos y Laurie se culpó a sí misma durante más de un año pese a que los médicos confirmaron que Arthur había experimentado una muerte súbita infantil. Esto quiere decir la muerte repentina e inexplicable de un niño menor de un año.

No obstante, con el tiempo comprendió que la muerte de su primer hijo había sucedido por una razón y tras recibir apoyo se formó como una terapeuta, astróloga y psíquica, y ahora brinda ayuda a otras madres que han pasado por situaciones similares.

Un doloroso recuerdo que trajo consigo lo mejor

Pero Laurie también le dio la bienvenida a su segundo hijo, Henry, con quien ha aprendido que atravesar por un momento complicado no significa que deba desquitarse con otros.

“Visitaba su cuerpo todos los días en la morgue mientras se hacía la investigación. Sabía que se había ido, pero aún necesitaba estar cerca de él”
Laurie Jade Woodruff, la madre.
A pesar de ello, la madre confiesa que extraña a Arthur todos los días, y que cuando murió, el dolor la llevó a hacer cosas muy extrañas. Sin embargo, hoy puede narrar lo vivido sin que el mundo se le venga encima.
Fuente: SDP Noticias