¿Qué es el síndrome de la mamá tóxica?

El mundo de la psicología rechaza el término “tóxico” y lo cambia por madres narcisistas, mujeres que no logran vincularse sanamente con sus hijos. Por el contrario, los dañan.

Pero cuando esto sucede, no se considera que sean malas madres, sólo que no logran ser empáticas con sus hijos y podrían generar más roces de lo común con ellos.  

Las madres, a causa de su rol tradicional de cuidadoras y por el vínculo especial de apego que establecen con los hijos durante la lactancia, son un elemento fundamental en este aspecto, y su influencia en la crianza suele ser más determinante que la de los padres. 

Si tienes alguna de estas actitudes con tus hijos, es un buen momento para que las cuides y trates de cambiarlas. Si no, al menos podrías platicar con ellos y definir cómo pueden mejorar su relación. 

1. Fijación con los roles de género

2. La ilusión del “príncipe azul”

3. Personalidad controladora

4. La proyección sobre los hijos e hijas

5. El desconfiar de los amigos

6. Actitud pasivo-agresiva

7. Indiferencia

8. Sobreprotección

9. Mentalidad competitiva

10. Uso habitual de la violencia para castigar

11. La alienación parental

12. La intromisión

Por: El Heraldo de México