¿Puedo tener síntomas de Covid-19 y no estar infectado?


Cuando lees algunos de los síntomas que presentan los pacientes con el coronavirus Covid-19: Tos seca, dolor de cabeza y cuerpo, dificultad para respirar, algunos los pueden asociar erróneamente y confundirlos.

Lo que puedes tener es somatización: Manifestación de dolores y síntomas físicos, que son provocados por el miedo y la ansiedad.

Especialistas alertan que esta ansiedad lleva a la interpretación errónea de los síntomas, también a presentar pensamientos obsesivos y comportamientos compulsivos, incluso, a desconfiar de quienes lo rodean.

El Manual Diagnóstico y Estadístico de la Asociación Psiquiátrica Americana define la somatización como “un patrón crónico de conducta de enfermedad, con un estilo de vida caracterizado por numerosas consultas médicas y dificultades sociales secundarias”.

La especialista en psiquiatría del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Liduvina González Herrera, explicó que los trastornos somatomorfos o psicosomáticos ameritan la atención del psiquiatra debido a que no existe causa orgánica o fisiológica.

Sin embargo, el dolor físico del paciente es genuino, explicó la entrevistada quien es titular del servicio de Psiquiatría del Hospital de Especialidades del IMSS en el estado.

La experta advirtió que si los síntomas físicos y emocionales persisten por más de dos semanas se puede sospechar de este trastorno.

‘Drones por México vs Covid-19’ dona su tecnología a Oaxaca

Las molestias se caracterizan por dolores o disfunciones corporales de tipo rotativo en diferentes puntos: cabeza, estómago y espalda, así como alteraciones en la esfera sexual y afectación pseudoneurológica con sensaciones de parálisis o entumecimiento de cuerpo o cara.

La especialista señaló que a diferencia de un hipocondriaco, quien fabrica el mal en su mente, quien padece trastorno psicosomático experimenta dolencias o malestares fisiológicos secundarios a los problemas emocionales.

Además alertó que de alguna manera su estado anímico lo hace más susceptible a enfermarse, esto derivado de que las depresiones contribuyen a una baja de defensas, por lo tanto su sistema inmunológico está debilitado.

Tal es el caso del paciente que derivado de su estado de ansiedad experimenta a nivel físico una sensación de ahogamiento o de opresión en el pecho que incluso le impide respirar adecuadamente”, destacó.

El paciente con trastorno de somatización, dijo la experta, puede ir de la depresión a la ansiedad fácilmente, por lo que amerita tratamiento psiquiátrico, ya que el especialista determinará si requiere ansiolíticos o antidepresivos, además de una terapia psico-conductual.

Fuente: Excélsior