Prueban un módem submarino que funciona a profundidades de hasta 6 mil metros

Un módem inhalámbrico y submarino, que usa luz para transmitir datos y puede funcionar a profundidades de hasta 6.000 metros, fue desarrollado por la compañía Hydromea (con sede en Suiza) y ya fue probado en el océano Pacífico, señaló esta semana un comunicado de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL).

“Nuestro módem óptico permite una conexión rápida inalámbrica bajo el agua”, afirmó Alexánder Bahr, jefe de operaciones en la empresa.

El dispositivo, bautizado como LUMA, viene en una caja de plástico transparente que lo protege de la alta presión submarina. Utiliza en su trabajo una luz azul parpadeante, porque el agua no la absorbe tanto como la infrarroja o la amarilla. Para enviar información, la convierte en impulsos lumínicos.

Desde la EPFL indicaron que el LUMA es lo suficientemente sensible para recopilar a una velocidad muy alta los datos que provengan de fuentes ubicadas a más de 50 metros.

Durante las pruebas en el océano Pacífico, científicos del Instituto de Investigaciones Polares y Marinas Alfred Wegener (Alemania) lo sumergieron a una profundidad de 4.280 metros, señala la publicación.