Paga en un bar todas las cervezas que no pudo tomarse durante el confinamiento

Un cliente del bar Can Juli en Barcelona, decidió pagar  100 euros en concepto de las cervezas que su cliente nunca llegó a beberse.

“Llegó se tomó una cerveza, si bien tenia 12 semanas sin acudir al local por el confinamiento por el Covid-19, me dijo que como se toma tres cañas a la semana, salían 36 en total. Y a 2,50 euros diarios, daba un total de 90 euros”,explica el dueño al ‘Huffington Post’.

Cada cerveza que se toma  en  Can Juli se cobra a 1.30 euros, sin embargo cada día pagaba 2,50 euros. “Es un buen cliente”, aseguró el encargado.

Información de El Imparcial