La casa Christie’s realiza subasta millonaria: venderá un esqueleto de tiranosaurio rex

Mientras que la mayoría de los mortales hemos tenido que conformarnos esta semana con aprovechar las ofertas del popular Amazon Prime Day, los más ricos del planeta han participado durante estos mismos días en una multimillonaria subasta online -organizada por la casa Christie’s– en la que se han vendido objetos por un valor total de 288 millones de euros.

La cita -denominada como 20th Century Week (La Semana del Siglo XX)- es un nuevo formato de subasta global online (retransmitida en directo por YouTube, Facebook o WeChat desde el Rockefeller Center de Nueva York) que ha congregado durante tres días (los pasados 6,7 y 8 de octubre) a más de 280 mil posibles compradores o curiosos.

Para la ocasión, la famosa casa de subastas había seleccionado un lote impresionante con lo mejor del arte del siglo XX, con obras punteras de Mark Rothko, Pablo Picasso, Monet, Pollock o Cy Twombly, pintor estadounidense de gran formato cuyo cuadro Untitled (Bolsena) -en realidad una de las catorce pinturas que forman la serie del mismo nombre- fue adquirido por un particular anónimo tras alcanzar en la puja la cifra insuperable de 38 millones de dólares (unos 32 millones de euros).

El evento ha sido todo un éxito ya que la propia casa Christie’s ha anunciado que, tras vender todos los lotes, ha sumado unas ventas totales de algo más de 288 millones de euros.

Sin embargo, unas de las piezas que más llamó la atención de los presentes ha sido un esqueleto completo de tiranosaurio rex macho, procedente de la formación de Hell Creek (Arroyo del Infierno, en castellano), un asentamiento geológico -ubicado en una extensa zona de los estados norteamericanos de Montana, Dakota del Norte y Wyoming- que pertenece al periodo conocido como Cretácico Superior (de entre hace 65 y 80 millones de años de antigüedad).

Apodado cariñosamente como Stan por los paleontólogos, esta pieza de dinosaurio tiene unas medidas de envergadura de 11.2 metros de largo por 1.80 de ancho y una altura de unos 4 metros (en realidad se trata de un esqueleto formado por 190 huesos montados sobre un marco personalizado y con una estructura reforzada).

Fue finalmente vendido en la velada del pasado 6 de octubre a un coleccionista anónimo por más de 31 millones de dólares (unos 27 millones de euros al cambio).

Esta colosal cifra (desconocemos si su nuevo dueño lo colocará en el salón de su mansión) puede entenderse por la escasísima oferta de este tipo de piezas en el mercado de las subastas. Es sumamente extraño conseguir desenterrar un fósil de tiranosaurio tan completo como Stan y, aún más raro, que éste llegue a ponerse a la venta. El último precedente que se recuerda se llamaba Sue y se vendió en 1997 por la ‘ridícula’ cifra (casi una ganga, comparado con Stan) de 8 millones de dólares.

Fuente: Sin Embargo