Estuvo a punto de morir por exceso de cirugías para ser una muñeca sexual

Amanda es una joven de 22 años a la que las cirugías estéticas le saben mejor que el sexo y, esperen… ¿qué?

Pues sí, cuando tenía 18 años se aumentó los pechos, se puso botox en los labios y también mejoró su nariz. Todo esto para parecerse a una muñeca sexual real y así combinar sus dos cosas favoritas en la vida.

Foto: Tomada de Instagram.

Sin embargo, la chica residente de Finlandia ha estado a punto de morir debido a las múltiples operaciones pero después de agrandarme el busto me di cuenta de que era adicta porque me hacía muy feliz el quirófano.

“Tengo a un ‘suggar daddy’ que me apoya económicamente aunque no tenemos ninguna relación física. Luego de mi reacción a la anestesia entré en coma durante varios días”, cuenta.

Fuente: SDP Noticias