‘Esto va de chicas’, el libro en el que resuena la sororidad

Hace algunos años las españolas Cristina Valbuena y Cristina Alonso, se pusieron los lentes violetas y nunca se los volvieron a quitar. ‘Ponerse los lentes violeta’ se refiere al acto metafórico de empezar a ver todo desde un ángulo totalmente diferente, el del feminismo. Aquello que conocías hasta el momento (y todo lo nuevo con lo que te encuentras) lo ves bajo esta óptica, y, lo que antes parecía normal, ahora resulta inaceptable y, en mayor o menor medida, uno analiza las cosas.

Pero retomemos, las autoras llegan a México a través de su libro, “Esto va de chicas”, publicado por editorial Zenith. En éste muestran que una vez que se pusieron aquellas gafas, iniciaron un camino sin retorno, para bien, en positivo, al que cada día se suman más mujeres.

Lo comenta un poco en tono de broma pero es real, el discurso que proponen, primero en su blog, que ahora se lee en publicaciones de su sitio en facebook e instagram, escriben de una forma directa y muy personal dando en el clavo, haciendo verdad cosas cotidianas del día a día.

“Nosotras nos conocíamos porque colaborábamos con las redes sociales de un proyecto gastronómico”, relata Cristina Valbuena al recordar cómo inició esta aventura, fue entonces cuando vieron las cosas que tenían en común. Entonces nació el blog, Girly Girl Magazine, en el que inicialmente hablaban de sus propias inquietudes, así como de las cosas que les gustan, en donde recomendaban libros y películas y también daban voz a otras mujeres, de modo que día a día fueron creciendo como comunidad.

“A partir de ahí, de todos estos temas que tratábamos, que siempre eran con perspectiva de género, nos propuso Zenith hacer un libro y nos enfrentábamos a un reto de todo ese contenido que hacíamos en la web y en redes sociales darle un formato menos obsoleto, que no se quedase en dos días caduco y que fuese más permanente”, describe Valbuena.

El diario Vanguardia conversó con ellas al respecto de la llegada de su libro a nuestro país y las propuestas que éste incluye. Abrimos con una cuestión álgida, la publicidad. Me cuenta Alonso que ellas decidieron incidir en la imagen de la mujer en la publicidad a través de su blog, “la publicidad es cultura, y cuando tu perpetuas la cultura a través de los anuncios, es súper difícil que las cosas cambien. Nosotras decidimos romper un poco ese estereotipo, porque si nadie lo rompe y nadie alza la voz, seguiremos ‘fregando’ -limpiando la casa- solo nosotras, seguiremos llevando el bikini de la 36 -una talla extrachica- y no cabremos en ese bikini porque estoy harta de pasar el mocho -el trapeador-”.

Información de Vanguardia