¿El dinero compra la felicidad? Estudio revela sus hallazgos

De acuerdo con The Beatles el dinero no puede comprar amor y muchos influencers actuales se esfuerzan tanto en aparentar una vida opulenta y feliz que, a veces, se torna difícil responder si la relación dinero-felicidad es o no directamente proporcional.

Un estudio hecho en 2010 por el psicólogo Daniel Kahneman y el economista Angus Deaton —quienes ganaron el premio Nobel de Economía— encontró que el bienestar emocional aumenta con los ingresos. Sin embargo, a medida que crecen los ingresos de una persona, su bienestar aumenta a un ritmo cada vez más lento. Y, cuando sus ganancias superan los 75,000 dólares al año (cerca de 1.5 millones de pesos), los datos sugieren que el bienestar deja de aumentar por completo, o sea, se estanca.

El estudio buscó determinar si el dinero desempeñaba un papel en dos aspectos de la vida emocional de las personas. En primer lugar, la calidad de la vida cotidiana, la alegría, el estrés, la tristeza, la ira y el afecto que hacen que la vida sea agradable o desagradable. En segundo lugar, la evaluación de la vida, es decir, los pensamientos que las personas tienen respecto a sus vidas. ¿es buena, muy buena o mala?

La conclusión del estudio fue que, si bien los bajos ingresos se asocian tanto con una baja evaluación de la vida como con un bajo bienestar emocional, irónicamente, los altos ingresos compran satisfacción con la vida, pero no la felicidad.

Información de FORBES