El ABC de la copa menstrual: Todo lo que siempre quisiste saber

Fátima, de 23 años, decidió usar la copa menstrual luego de leer sobre sus beneficios y quedar convencida por varias razones: porque es amigable con el medio ambiente, pues contribuye a la reducción de residuos; porque es una oportunidad de sentirse más cómoda, y porque a largo plazo representa un ahorro.

“Mi experiencia con la copa menstrual ha sido positiva. Aunque al principio encontré dificultades para adaptarme porque no es sencillo usarla la primera vez y nuestro cuerpo no está acostumbrado, poco a poco adquirí experiencia y fue cuestión de días para saber cómo usarla. Ya llevo medio año con ella”, comenta.

Gala tiene 32 y desde hace cuatro años empezó a usar la copa: “Supe de ella por internet. Luego una amiga de mi mamá la usó y le contó que era una maravilla. Le pregunté dónde la había comprado y fui por una casi enseguida porque me iba de vacaciones. Al día siguiente llegué a la playa y empecé a menstruar, así que la usé para nadar”.

Cuenta que le costó un par de meses “agarrarle bien la onda”. “Pero creo que es porque debemos tener más contacto con nuestro cuerpo y no nos educaron para vernos, olernos o probar nuestros sabores”.

¿Qué es y cómo funciona?

La copa menstrual es una alternativa a las toallas y los tampones, productos desechables utilizados para absorber la sangre durante la menstruación. Victoria Michel, representante de Copa Menstrual México, una comunidad enfocada a la educación menstrual, la define como “un dispositivo que se introduce a la vagina con el objetivo de recolectar la sangre menstrual durante el ciclo”.

¿Cuáles son sus ventajas y sus desventajas en relación con las toallas y los tampones?

Victoria enumera tres ventajas principales de la copa en relación con los otros productos:

1. Ayuda a reducir la basura que generamos a causa de los desechables: una copa se puede reutilizar hasta por 10 años.

2. Permite ahorramos mucho dinero al mes: el costo de una copa menstrual no se compara con el gasto constante de otros productos sanitarios.

3. Es la mejor herramienta para conocer la menstruación. “Gracias a que su material no es absorbente, podemos apreciar el color real de nuestra sangre, la consistencia, la cantidad exacta, el aroma, ¡es como redescubrirnos!”.

Gala y Fátima destacan, por su parte, la comodidad de este producto. “Puedo nadar, realizar cualquier deporte, andar sin calzones, dormir con toda confianza en cualquier posición”, comenta la primera.

Sin embargo, agrega Victoria, usar la copa es una decisión difícil para muchas mujeres porque requiere de contacto con los genitales y la entrada vaginal: “Algo a lo que en México muchas mujeres no están acostumbradas. Ni las toallas ni el tampón requieren de mucha maniobra ni contacto para su uso”.

¿Cómo se limpia y cada cuándo se debe comprar una nueva?

La vocera de Copa Menstrual México explica que este producto debe esterilizarse o desinfectarse al inicio de cada ciclo, dependiendo del material con que esté fabricada. “Las copas de silicona médica deben sumergirse unos minutos en agua hirviendo, mientras que las copas de TPE (elastómeros termoplásticos) y látex deben desinfectarse a frío con antibacteriales líquidos especiales”.

El tiempo de vida de una copa puede ser de hasta 10 años, pero si no se siguen las indicaciones de limpieza pueden duran tres o cinco años.

Además, debe esterilizarse al inicio de cada ciclo; al final, puede lavarse con jabón neutro. Mientras que en cada vaciada (la cual debe realizarse mínimo cada 12 horas), teniendo las manos muy bien lavadas, debe enjuagarse con abundante agua para retirar cualquier residuo de sangre y poder introducirse de nuevo.

Fuente: El Financiero