Descubren sumergida en México la mina de ocre más antigua de las Américas

Durante los primeras visitas al sistema subterráneo los investigadores encontraron varias estalactitas y estalagmitas rotas por la mitad y piedras en pequeños montículos triangulares, que no habrían podido formarse naturalmente, según un estudio publicado en la revista Science Advances.

Además, los espeleobuzos hallaron hollín en el techo de la cueva, acumulaciones de carbón y pequeñas cavidades excavadas en el suelo, dentro de las cuales había restos de ocre, mineral con el que fabricaban pigmentos que se utilizaban para decoración y rituales. Hasta el momento, no se han encontrado restos humanos, sin embargo, se localizaron varias herramientas de excavación.

“El paisaje en esta cueva está notablemente alterado, lo que nos lleva a pensar que los seres humanos prehistóricos extrajeron toneladas de ocre de ella, quizá, viéndose en la necesidad de prender fogatas para iluminar su espacio”, explicó Fred Devos, codirector del CINDAQ.

También, los especialistas crearon un modelo 3D de la cueva utilizando casi 18.000 imágenes, que permite a los investigadores estudiar virtualmente el complejo minero sumergido.

No es la primera vez que se descubren huellas de presencia humana en las cuevas inundadas en Yucatán. En el 2011, fueron hallados los restos humanos más antiguos de América, bautizados luego como ‘Naia’ o la ‘Joven de Hoyo Negro’ y pertenecían a una joven de origen asiático de unos 15 o 16 años.