Caminar es una efectiva forma de combatir la depresión

Diversos estudios indican que aproximadamente una de cada 10 personas en el mundo padecerán depresión en algún momento de su vida, lo que quiere decir que es mucho más común de lo que acostumbramos admitir. Aunque en ocasiones superarla parece demasiado complicado, la ciencia ha demostrado que algo tan cotidiano como caminar, puede ayudar. 

Desde hace décadas se sabe que realizar actividades físicas de alto impacto ayuda al cuerpo a generar de forma natural diversas sustancias que son vitales para combatir este padecimiento, por ejemplo: la serotonina; en pocas palabras, en cierta medida tiene el mismo efecto que lo fármacos antidepresivos. Sin embargo, en 2012 se hizo pública una investigación sobre el resultado obtenido con actividades más calmadas, por ejemplo: dar una caminata tranquila. 

De acuerdo con Mental Health and Physical Activity, caminar ayuda a reducir la aparición o el impacto de síntomas leves de depresión, igual que lo hace realizar otros ejercicios como correr o nadar, pero con la diferencia de que prácticamente cualquier persona puede hacerlo y que cada quien puede ajustar la actividad a un ritmo distinto. 

Estas son algunas de las ventajas que tiene caminar sobre otras actividades físicas: 

– Puede hacerse en cualquier lugar abierto, no requiere de instalaciones especiales. 

– Casi en ningún caso se requiere de un acondicionamiento previo o de aprender una nueva habilidad. 

– Debido a que es la forma en que no trasladamos desde los primeros meses de vida, no es necesario esperar hasta que el cuerpo esté listo para hacerlo, 

– No requiere de una inversión económica, ni siquiera en ropa especial. 

– Puede incorporarlo fácilmente a tu rutina diaria, pues además no es necesario caminar largos periodos para que comience a hacer efecto. Puedes comenzar por caminar trayectos cortos. 

La ciencia explica que, además de las ventajas “químicas” que tiene caminar, es una actividad que puede distraernos fácilmente de los pensamientos recurrentes y las preocupaciones, lo que impacta directa y positivamente con algunas enfermedades mentales como la depresión. 

Fuente: SDP Noticias