Así funcionan los anticuerpos monoclonales que podrían reducir el riesgo de enfermar gravemente por COVID-19

Ante un diagnóstico positivo por COVID-19, una de las primeras preguntas que surge en las personas es ¿qué puedo hacer para reducir el riesgo de enfermar de forma grave? La buena noticia es que ahora en los Estados Unidos existen terapéuticas que pueden disminuir este riesgo. Dependiendo de la edad, historial médico y cuánto tiempo ha tenido síntomas por el nuevo coronavirus, el paciente puede calificar para una prometedora opción: el tratamiento con anticuerpos monoclonales, denominado MAb.

Según aclara el sitio COMBATCOVID, página oficial del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidosevidencia preliminar sugiere que el tratamiento con mAb puede reducir la cantidad del virus SARS-CoV-2 en el organismo de un infectado. “Esta cantidad se conoce como carga viral, y lograr bajarla significa que la persona puede tener síntomas más leves, lo que reduce la probabilidad de hospitalización”, explican.

El mAb puede ayudar a aquellos que tienen síntomas leves a moderados por COVID-19, a los que dieron positivo en los últimos 10 días y tienen un alto riesgo de presentar síntomas más graves. Se trata de las personas de más de 65 años, mayores de 55 con enfermedades cardíacas, presión arterial alta, EPOC o enfermedades respiratorias crónicas incluido el asma o aquellos de más de 12 años con un sistema inmunológico debilitado, o tomando medicamentos que lo debilitan, obesidad, diabetes tipo 1 o 2 o si padecen alguna enfermedad renal crónica.El mAb puede ayudar a aquellos que tienen síntomas leves a moderados por COVID-19 y a los que dieron positivo en los últimos 10 días (Shutterstock)El mAb puede ayudar a aquellos que tienen síntomas leves a moderados por COVID-19 y a los que dieron positivo en los últimos 10 días (Shutterstock)

Qué es un anticuerpo monoclonal

Nuestro cuerpo produce anticuerpos de forma natural para combatir las infecciones. Sin embargo, es posible que no se cuente con anticuerpos diseñados para reconocer un virus nuevo como el SARS-CoV-2, responsable de causar la enfermedad por COVID-19. Los anticuerpos monoclonales, o mAb, se fabrican en un laboratorio para combatir una infección en particular, en este caso, SARS-CoV-2, y se administran a los pacientes directamente con una infusión -en farmacología, es la acción de sumergir una sustancia orgánica en un líquido caliente, pero sin que llegue a hervir, para que se disuelvan sus partes solubles- y es por eso que el tratamiento con mAb puede ayudar a los pacientes que tienen un alto riesgo de presentar síntomas graves o tener que ser hospitalizados.

Según aclaran, el tratamiento con mAb para COVID-19 es diferente de una vacuna COVID-19. Una vacuna desencadena la respuesta inmune natural de su cuerpo, pero puede llevar semanas desarrollar suficientes anticuerpos y prevenir algunos tipos de infección. Casi todas las vacunas contra el nuevo coronavirus requieren dos inyecciones, por lo que su cuerpo puede desarrollar su propia respuesta inmune a la enfermedad. Pero si ya se tiene el virus, el tratamiento con mAb le da a su cuerpo los anticuerpos que necesita para protegerse. Un ejemplo de su accionar se pudo ver con el ex presidente norteamericano Donald Trump.El uso de anticuerpos para tratar este virus es una idea contemplada desde hace meses (EFE/Diego Azubel/Archivo)El uso de anticuerpos para tratar este virus es una idea contemplada desde hace meses (EFE/Diego Azubel/Archivo)

El tratamiento con mAb ocurre en un centro de infusión porque se administra a través de una infusión intravenosa (IV). Dependiendo del tipo de con mAb que se reciba, todo el proceso podría tomar tan solo 15 minutos, o alrededor de 2 a 3 horas. Primero, el personal médico realiza una evaluación del paciente; luego se inicia una vía intravenosa, que administra los mAb al organismo en poco más de una hora. Luego, se le pide a la persona que permanezca en el centro de infusión durante otra hora para asegurarse de que no tenga una reacción alérgica u otros efectos secundarios. Estas reacciones son raras, pero se procede a aguardar una hora por protocolos, y allí el paciente puede retornar a su hogar.

“Es importante saber que incluso si comienza a sentirse mejor, aún podría transmitir el virus por un tiempo. Por lo tanto, deberá aislarse hasta que pasen al menos 10 días desde sus primeros síntomas de COVID-19, no se tenga fiebre en al menos 24 horas, sin tomar ningún medicamento que la reduzca o si sus otros síntomas de COVID-19 están mejorando”, advierte el organismo oficial.Evidencia preliminar sugiere que el tratamiento con mAb puede reducir la cantidad del virus SARS-CoV-2 en el organismo de un infectado (Shutterstock)Evidencia preliminar sugiere que el tratamiento con mAb puede reducir la cantidad del virus SARS-CoV-2 en el organismo de un infectado (Shutterstock)

¿Puede el tratamiento enfermar a la persona?

Los tratamientos con anticuerpos no contienen ningún componente del SARS-CoV-2 vivo, por lo que no hay riesgo de que se contraiga COVID-19 por el mAb. Sin embargo, puede tener efectos secundarios: pueden ocurrir reacciones alérgicas durante y después de una infusión de anticuerpos.

Entre las más comunes, fiebre; escalofríos; náusea; dolor de cabeza; dificultad para respirar; presión arterial baja; sibilancias hinchazón de sus labios, cara o garganta; sarpullido, incluida la urticaria; Comezón; dolores musculares; y / o mareos.

Una infusión de cualquier medicamento puede causar dolor breve, sangrado, hematomas en la piel, dolor, hinchazón y una posible infección en el lugar de colocación de la vía intravenosa.

Fuente: Excélsior