Por el Covid-19, esta perrita tuvo que viajar miles de kilómetros para volver a casa

Los mejores perros siempre encuentran el camino a casa. Algunas veces, como la perrita salchicha Pipsqueak, deben embarcarse en un viaje de más de 16.000 kilómetros para lograrlo.

La pequeña Pip se quedó varada en Carolina del Sur, justo durante el apogeo de la pandemia, cuando sus dueños se vieron obligados a abandonar el viaje en velero alrededor del mundo que habían emprendido y volar de regreso a Australia.

A medida que las fronteras se cerraban rápidamente, Zoe y Guy Eilbeck, junto a sus hijos Cam y Max, tuvieron menos de 48 horas para empacar todo lo que había su yate de 12 metros, después de atracar en Hilton Head Island.

Las estrictas reglas de Australia para la importación de mascotas significaron que su leal perra salchicha Pip no podía regresar con ellos, indica CNN.