* PRECIO VARIABLE SEGÚN ESTACION

¿Qué secretos esconde el mayor lago de la Antártida?

Cuando la URSS fundó la estación Vostok junto al ‘polo del frío’ en la Antártida, hace exactamente 60 años, los científicos aún desconocían que la base estaba situada justo encima de uno de los lagos más grandes del planeta y el más grande del continente. Ahora esta estación es clave para conocer los secretos de este gran volumen de agua, que ha permanecido aislado durante cientos de millones de años debajo de una capa de hielo de más de 3.700 metros de espesor.

Sin embargo, los miembros de las sucesivas expediciones antárticas rusas no parecen tener prisa por desvelar los enigmas del pasado de nuestro planeta ni los misterios de la evolución bacteriológica.

Hallazgos ya palpables
La existencia del lago Vostok fue confirmada en 1994, y ocho años más tarde los científicos obtenían las primeras muestras de agua subglacial, aunque esta se congeló durante su extracción. Finalmente, en 2016 se certificaron las pruebas que aseguraban que existe vida a esas profundidades.

Tripulantes de una expedición antártica de la URSS / V. Chistyakov / Sputnik
Una de estas muestras de vida era la bacteria w123-10, extraída de un pozo denominado 5G. Ese organismo tiene un 86% de genes en común con el resto de los microorganismos conocidos, un porcentaje considerado muy bajo desde el punto de vista biológico.

10 hechos asombrosos sobre la vida en la base antártica rusa sin análogos en el mundo
“Si la hubieran encontrado en Marte, sin duda habrían declarado que es vida marciana. No obstante, estamos ante un ADN terrestre”, señaló en declaraciones a RIA Novosti Serguéi Bulat, colaborador científico del Instituto de Física Nuclear de San Petersburgo.

Otro hallazgo fue un organismo análogo a las especies conocidas de Janthinobacterium, que tienen propiedades fungicidas. El resto de los 47 ADN descifrados pertenece a bacterias ya conocidas, aunque no se sabe del cierto si solo se han conservado en el hielo o habitan también las aguas del propio lago.

Además, hay fuentes termales en el fondo del lago. Los expertos han llegado a esta conclusión debido a los cristales de algunos minerales, típicos de las zonas hidrotermales, que se encuentran incrustados en la parte inferior del glaciar.

A un paso de alcanzar agua a 300 atmósferas de presión
Por el momento los científicos rusos están a un paso de penetrar en el agua, y el jefe de la expedición rusa, Alexandr Klépikov, pronostica a TASS que esto sucederá en la temporada 2018-2019. Hasta el próximo 6 de febrero perforarán 25 metros más a partir del nivel de 3.720 metros de profundidad alcanzados.

Ciertos límites tecnológicos obstaculizaron la perforación en las temporadas anteriores. No solo el proceso de perforación en sí es dificultoso, sino que lo que intentan es conseguir una “perforación limpia” que permita extraer agua del lago sin contaminarla. Cada año los equipos rusos han llegado a Vostok en busca de una solución para evitar contaminar el agua con los líquidos técnicos, y esta vez creen haberla encontrado.

Ahora “los científicos realizarán directamente en la estación una descripción macroscópica de la muestra del sondaje, medirán la conductibilidad eléctrica del hielo y determinarán el tamaño de sus cristales”, detalló el responsable.

En una serie de imágenes obtenidas recientemente por el grupo de científicos que acaba de incorporarse a la base se aprecia cómo dos científicos echan freón al pozo 5G para nivelar la presión (la del lago equivale a 300 atmósferas).

Fuente: RT