* PRECIO VARIABLE SEGÚN ESTACION

Irrumpe caravana en frontera sur de México; se enfrentan migrantes y autoridades

De un lado, una marea humana, decidida a cruzar de Guatemala a México. Del otro, la policía y las autoridades migratorias. Una valla derribada, pedradas y golpes. Así se dio este viernes la llegada de los migrantes centroamericanos a la frontera.

La tensión se sintió desde temprano. Un primer grupo de migrantes, en su mayoría provenientes de Honduras, intentó cruzar el puente Rodolfo Robles que separa Tecún Umán, en Guatemala, de Ciudad Hidalgo, en Chiapas. Regresaron.

Se reunieron finalmente unos 5 mil migrantes, todos esperando entrar a México, donde fueron apostados unos mil elementos, entre policías federales y agentes migratorios. Un grupo de centroamericanos derribó la barrera fronteriza del lado guatemalteco. Hubo lanzamiento de piedras. Las autoridades, desarmadas, respondieron con gas pimienta. Una reportera, seis policías y al menos cinco migrantes sufrieron lesiones, ninguna de gravedad.

La Secretaría de Gobernación culpó de lo ocurrido a algunos “cientos” de migrantes que no respetaron un acuerdo previo por el cual se les permitiría pasar en grupos de “50 o 100”. Contenida la violencia, comenzó el traslado a Tapachula para verificar su situación.

En la Ciudad de México, el presidente Enrique Peña Nieto, quien se reunió con el secretario estadounidense de Estado, Mike Pompeo, dijo que la política migratoria se define de manera soberana. Por la noche, en un mensaje, advirtió “que no se permitirá el ingreso irregular ni mucho menos de forma violenta”.

En EU, el presidente Donald Trump agradeció el apoyo de México y afirmó que un “porcentaje grande” de los migrantes que participan en la caravana “son delincuentes”.

Migrantes entrevistados aseguraron que ellos no hacían algo malo, sólo buscan trabajo.

Información de El Universal.