* PRECIO VARIABLE SEGÚN ESTACION

Inesperado vuelco en el caso del Golden State Killer

Un inesperado y contundente vuelco ha tomado el caso del llamado Golden State Killer, el asesino serial de San Francisco que fuera apresado tras más de 40 años de estar burlándose de las autoridades. Joseph James DeAngelo, de 72 años, había sido capturado en su casa el miércoles 25 de abril en su casa de Citrus Heights, a pocos kilómetros al norte de Sacramento.

Al conocerse la noticia sobre su detención, los medios norteamericanos estallaron con crónicas donde se relataba cómo había masacrado a doce personas y violado a más de 50. Su historial era macabro y ya podían ponerle un nombre completo a quien durante cuatro décadas llamaron Golden State Killer.

Durante la conferencia de prensa ofrecida por la Oficina del Sheriff del Condado de Ventura, se informó que se había llegado a dar con DeAngelo gracias a un banco de datos genéticos. El ADN que dejó en una de las escenas del crimen -uno cometido en 1978 en Simi Valley– fue lo que los condujo hacia él. Un entrecruzamiento entre familiares, más información relacionada a la vida del hombre de 72 años, indicó a los detectives que se trataba del hombre que durante tanto tiempo habían estado buscando.

Sin embargo, todo cambió en las últimas horas. Una nueva comparación ya con una muestra genética de DeAngelo y con los rastros de ADN encontrados en Simi Valley dieron negativo. No coincidían. “Conclusivamente lo eliminan como sospechoso. Una vez que sigamos y agotemos una pista, avanzaremos”, señaló el jefe de Policía de esa ciudad, David Livingstone, de acuerdo al diario Los Angeles Times.

Los brutales crímienes de Rhonda Wicht, de 24 años, y su hijo Donald, de 4, fueron los que condujeron a prisión al ex novio de la joven, Craig Coley. Tras una nueva investigación hecha en 2016 fue perdonado por el gobernador de California y puesto en libertad. Pero la investigación continuó -ahora con tecnología de ADN- hasta dar con DeAngelo, quien tampoco parece haber sido el asesino de aquella madre y su pequeño.

La técnica utilizada por el autor de los homicidios, más la zona en la que se produjo, hizo pensar a los detectives que se trataba de un hecho cometido por el Golden State Killer. Sin embargo, no fue así. “No tenemos otra razón para sospechar que él fuera el asesino”, agregó Livingstone en referencia a DeAngelo.

Aunque no quedó imputado por los asesinatos de Wicht y su hijo, el ex policía de 72 años tiene aún un largo proceso por delante: 12 crímenes y unas 50 violaciones. Además de más de 100 robos a propiedades. ¿Continuará el ADN dándole buenas noticias a DeAngelo? ¿O este fue el único homicidio del que quedará impune?

Mientras tanto, el misterio sobre quién mató a Rhonda y Donald continuará. Quién sabe cuánto tiempo más sus cuerpos no podrán descansar en paz.

Infobae