* PRECIO VARIABLE SEGÚN ESTACION

Al menos 17 muertos tras tiroteo en escuela de Miami, Florida

Estados Unidos ha vivido este miércoles 14 de febrero la última pesadilla de su imparable cadena de masacres con armas de fuego. En la localidad de Parkland (30 mil habitantes), a una hora en coche al noroeste de Miami (Florida), un tirador ha abierto fuego en la escuela secundaria Stoneman Douglas dejando un reguero de sangre y espanto con al menos 17 muertos, según avanza la cadena CNN con base en información policial. Lo anterior lo publicó el diario El País.

Las balas empezaron a sonar pasadas las dos de la tarde hora local. Alrededor de hora y media después el sheriff del condado de Broward, donde se encuentra Parkland, comunicaba que el tirador había sido detenido y trasladado en ambulancia a un hospital. Medios locales afirman que fuentes policiales les han referido que podría tratarse de un exalumno que anteriomente había despertado temores en el instituto por sus amenazas a otros estudiantes –hasta el punto de que se le habría prohibido entrar en el centro con mochila–. Según la agencia Associated Press, el tirador es el joven Nicolás Cruz, de 18 años.

Cuando empezó el tiroteo la escuela estaba cerca de terminar su jornada académica. El instituto Stoneman Douglas tiene alrededor de 3.200 alumnos. Es uno de las más grandes del condado de Broward, una zona urbana del área metropolitana de Miami. “Es una situación terrible, un día horrible para nosotros”, ha dicho el director de escuelas del condado, Robert Runcie.

Inmediatamente después del tiroteo la escuela activo su código rojo de emergencia y multitud de agentes locales y federales llegaron al lugar. El cerco al tirador duró más de una hora. Las autoridades  establecieron un perímetro de seguridad e impidieron que los familiares de los estudiantes se acercaran al área de riesgo, vigilada por helicópteros. En las imágenes de la televisión local, decenas de niños salían del instituto con las manos en alto y en fila, escoltados por agentes armados con armas semiautomáticas y chalecos antibala. Un número indeterminado de alumnos y profesores se quedaron atrapados en el interior de la escuela y recibieron órdenes de la policía de atrincherarse donde estuvieran hasta que llegasen agentes a auxiliarlos.