Traslado de reos desata motín en penal de Topo Chico

El traslado de 38 reos de alta peligrosidad y el rechazo de uno perteneciente al cártel de los Zetas desató disturbios en el penal del Topo Chico la tarde de este lunes, con saldo de un interno herido.

Al menos 15 internos armaron una protesta en la azotea del centro penitenciario con mantas y pancartas donde señalan “No queremos a Kakino”.

A gritos, los inconformes explicaron que Kakino es integrante de la delincuencia organizada y presuntamente quedará como “hombre fuerte” del penal luego de haber arribado el fin de semana, procedente de Reynosa.

Trascendió que el criminal que provocó el rechazo de los reos es Jaime Cabrera Escalante, alias “el Comandante Kakino”, dedicado al secuestro y trasiego de droga y quien encabezó en 2011 una célula en el municipio metropolitano de San Nicolás.

Al respecto Aldo Fasci Zuazua, vocero de seguridad del gobierno estatal, dijo que no daría detalles porque no le iba a dar publicidad a nadie y no descartó que los disturbios sean organizados por la delincuencia para desestabilizar el orden que, asegura, existe en el Topo Chico.

En rueda de prensa, el funcionario estatal agregó que el reo Miguel Ángel Picón Moreno resultó herido en la clavícula con una puntilla pero no fue de gravedad.

Respecto a las detonaciones, explicó que fueron de pistolas de gas utilizadas por los custodios del penal y la humareda es de colchonetas incendiadas.

Pasadas las 13:00 horas se reportaron los incendios y las detonaciones en el reclusorio, una hora después del traslado de 38 internos a penales de Oaxaca, Veracruz, Michoacán, Jalisco y Durango.

Los internos inconformes, mostrando varillas y cadenas, algunos con el rostro cubierto, se mantienen en la azotea del inmueble, mientras en el interior y alrededor del mismo varias decenas de policías antimotines se mantienen a la expectativa al igual que los familiares de los internos.

Fasci Zuazua aseguró que no hay personas muertas ni más lesionadas. Dos helicópteros también están a la expectativa, sobrevolando el perímetro del reclusorio y los reos inconformes se mantienen en el techo de la prisión.

En 2016 se registraron seis riñas en el penal del Topo Chico, con saldo de dos personas muertas, además de por lo menos una docena de heridos.

En lo que va del año van dos riñas en las que solamente se han reportado heridos, entre ellos policías.

Fuente: La Jornada