Por $300 millones montos desviados; revela el Banco de México

El gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, afirmó que está completamente fuera de lugar calificar de “ridículo” el monto de lo robado por los hackers a 5 instituciones financieras del país, el cual se cuantifica, por el momento, en 300 millones de pesos, al argumentar que los ciberdelincuentes lograron vulnerar al sistema financiero y esto afecta y preocupa al público usuario.

El vicepresidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Robles Miaja, calificó como “ridículas” las cantidades hurtadas por los ciberdelincuentes, al explicar que son montos pequeños respecto a lo que se maneja en todo el sistema financiero.

Cuestionado al respecto el gobernador de Banxico respondió que él no había escuchado las declaraciones de la persona citada, pero… “con independencia del monto, y yo no calificaría el monto, el calificativo que esta persona usó yo creo que es completamente fuera de lugar, porque el punto que nos ocupa el día de hoy es un tema que vulnera el funcionamiento, que realmente a la gente la deja preocupada, a la gente se les retrasan sus pagos, nosotros somos muy conscientes de que esto ha afectado a los usuarios y lo lamentamos”.

Estamos tomando acciones inmediatas, para tratar de recuperar la agilidad del sistema con plena seguridad, ese es nuestro objetivo, y las afectaciones que han tenido los usuarios no las tomamos a la ligera, las tomamos con toda responsabilidad, es un tema de la mayor importancia para el Banco de México, el poder remediar esto a la brevedad y seremos estrictos en el cumplimiento de las disposiciones que hemos emitido”, enfatizó.
Declinó precisar los nombres de las instituciones vulneradas por los hackers pero dijo que se trata de 5; tres son bancos, una casa de bolsa y una caja de ahorro popular.

Advirtió que “estos ataques podrán llegar en el futuro, de otra manera y con otras características y en este sentido estamos reforzando todos nuestros elementos para detectar y mitigar estos riesgos”.

Expuso que lo robado se dispersó en múltiples cuentas, pero es claro que en todas estas cuentas tienen una cuenta final en donde se depositan estos recursos, por lo que es posible que las autoridades correspondientes tendrán elementos para poder investigar y perseguir a quienes hayan participado y colaborado en este ataque.

Explicó que no se sustrajeron recursos de los clientes y que su dinero está seguro, ya que el ataque se dio a las cuentas de trabajo de las instituciones financieras en donde residió la ejecución de las órdenes de pago.

También dijo que Banxico podría aplicar sanciones a las instituciones financieras en función de la gravedad de la afectación a los clientes.

Fuente: Excélsior