Padres de los 43 inician plantón indefinido ante la PGR

Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa instalaron hoy un plantón indefinido frente la sede de la Procuraduría General de la República (PGR) y exigieron una investigación eficiente.

A horas de que culmine la segunda visita oficial a México del mecanismo de seguimiento del caso de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), del 19 al 21 de abril, los padres de los jóvenes exigieron una investigación “seria y exhaustiva”, dijo a los periodistas el abogado Vidulfo Rosales.

Entre otros puntos, reclamaron la detención “inmediata” de los policías municipales de Huitzuco y de los agentes federales presuntamente involucrados en la desaparición de una veintena de estudiantes, según una hipótesis del caso destapada el pasado año por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

El letrado indicó que si bien los policías posiblemente involucrados en el suceso ya están identificados, “no han sido consignados ni detenidos”, lo que prueba “una dilación que no puede estar presente en una investigación de esta envergadura”.

Además, explicó que solicitarán la investigación y procesamiento del entonces gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, y del exprocurador de ese estado Iñaki Blanco.

Se les acabó el agosto a todas las aerolíneas en México
“Estamos pidiendo que inicie un proceso de investigación serio, exhaustivo, contra elementos del Ejército mexicano que hoy en día, pese a existencia de múltiples elementos, la Procuraduría General de la República (PGR) no ha querido iniciar una investigación formal”, agregó.

El abogado de los padres explicó que los últimos avances en torno al caso por parte de la PGR es un análisis de la tecnología móvil en la noche del suceso y una búsqueda a través de tecnología láser.

De acuerdo con la versión oficial, los 43 jóvenes fueron detenidos en Iguala, en el sureño estado de Guerrero, la noche del 26 de septiembre de 2014 por policías corruptos, quienes los entregaron a miembros del cártel Guerreros Unidos que los mataron e incineraron en el basurero de Cocula.