Meten zancadilla a Ley de Seguridad; PAN exige cambios; se iría a febrero

La Ley de Seguridad Interior tropezó en su proceso de aprobación con la exigencia que hace el grupo parlamentario del PAN para realizar los cambios expresados por la oposición y organizaciones de la sociedad.

Esta postura la pone en riesgo de ser regresada a la Cámara de Diputados y hasta de posponer su discusión en el Senado para el próximo periodo de sesiones, que comienza en febrero, pues sólo faltan cinco días para concluir el actual.

Mediante un comunicado, Fernando Herrera, coordinador de los senadores del PAN, aseguró que la minuta debe ser perfeccionada porque no atiende la necesidad de ordenar las policías con un sistema de mando mixto.

Emilio Gamboa, coordinador de la fracción priista, aseguró que esta semana habrá una definición y que el PRI está dispuesto a abordar las propuestas de todos. No adelantó si se harán ajustes.

AN quiere cambiar Ley de Seguridad Interior

De realizarse las modificaciones, esa normatividad podría ser revisada hasta el próximo periodo de sesiones.

A sólo cinco días de que termine el periodo ordinario de sesiones, el grupo parlamentario del PAN en el Senado le metió el pie al proceso legislativo de la Ley de Seguridad Interior, pues exigió que se hagan los cambios necesarios, lo cual implicará regresarla a la Cámara de Diputados y colocarla en la zona de llevarla hasta el próximo periodo de sesiones, en febrero.

Ayer, el coordinador de los senadores de PAN, Fernando Herrera, emitió un comunicado de prensa para exigir que el gobierno federal y el PRI muestren voluntad para atender las demandas de cambio expresadas por la oposición y organizaciones de la sociedad, en torno a la Ley de Seguridad Interior.

Dijo que, sin duda, la minuta debe ser perfeccionada, porque se trata de un proyecto incompleto que no atiende, entre otras necesidades, la de ordenar las Policías mediante un sistema de mando mixto; sin embargo, Fernando Herrera no precisó qué artículos de la minuta deben ser modificados.

En tanto, el coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa, informó que esta semana habrá una definición sobre la Ley, aunque no adelantó si el grupo mayoritario en el Senado está dispuesto a hacerle ajustes; sin embargo, por medio de un comunicado de prensa, dijo que el PRI está dispuesto a abordar las propuestas de todos los grupos parlamentarios respecto de los temas pendientes que se planea definir en esta semana.

Por su parte, el grupo parlamentario del Partido del Trabajo exigió que el Senado abra una ronda de consulta pública donde participen todas las organizaciones que se han opuesto a la Ley de Seguridad Interior, pero en lo invidual, ya que la semana pasada lo hicieron como un bloque de organizaciones, con lo que son las únicas que han tenido el mayor espacio de audiencia en el Senado.

A su vez, el grupo parlamentario del PRD pidió que se frene el proceso legislatvo y se trabaje en otro planteamiento, que no implique riesgo alguno para los derechos de todos los mexicanos.

“Creo que tenemos que escuchar a las Fuerzas Armadas, por supuesto, hay coincidencia entre todas las fuerzas políticas en el Senado de que debemos darle una norma a las Fuerzas Armadas para que actúen conforme a la ley, pero como hemos dicho, no es esta minuta recibida de la Cámara de Diputados la que nos va a resolver.

“Pero, a la par de que estamos discutiendo esto, tenemos que regresar a la discusión del tema de la seguridad pública. Hay que recordar que simple y sencillamente desecharon la minuta que les enviamos del Senado a la Cámara de Diputados sobre el Mando Mixto, que es lo que nos daría la normatividad en el país para la coordinación de las policías municipales, estatales y la federal”, destacó el coordinador de los senadores perredistas, Luis Sánchez.

En la dinámica de trabajo del Congreso de la Unión, hacer cambios a una minuta, por parte de la Cámara revisora, en este caso el Senado, implicará que se regrese a la Cámara de origen, en este caso la Cámara de Diputados; ese proceso puede implicar varios días y quedaría rebasado el periodo ordinario que termina el viernes, aunque si ambas cámaras logran un acuerdo, pueden acelerar el proceso y cumplir en tiempo.

ENVUELTA EN LA POLÉMICA

Desde que fue planteada, hace poco más de un año, la Ley de Seguridad Interior ha sido blanco de críticas.

La Ley de Seguridad Interior plantea que las Fuerzas Armadas intervengan en casos de riesgo cuando las autoridades locales se vean superadas.
Establece las condiciones para ello, y quienes la apoyan consideran que son controles para evitar abusos.
También señalan que es un marco jurídico necesario para las labores de las Fuerzas Armadas en el combate al crimen.
Los detractores de la ley consideran que hay ambigüedad, ya que puede permitir que se cometan excesos e incluso derivar en la militarización del país.
La normatividad fue presentada a finales del año pasado tanto por el PAN como por el PRI, pero no había sido discutida.
La Cámara de Diputados retomó el proceso legislativo y la aprobó el 30 de noviembre con 248 votos en favor, 115 en contra y 48 abstenciones.
La Ley fue enviada a la Cámara de Senadores, y desde ese momento organismos internacionales, de derechos humanos y organizaciones civiles se han manifestado en contra de que aprueben la Ley.
El 5 y 6 de diciembre, la ONU pidió a los legisladores que la rechacen.
El 7 y 8 de diciembre, los legisladores de las comisiones que la analizan se reunieron con integrantes de la sociedad civil para conocer sus opiniones.
El 8 de diciembre, el presidente Enrique Peña Nieto exhortó al Senado a abrir el debate sobre la Ley
Un día después, el Senado aceptó posponer su discusión.

Nota completa en Excélsior