* PRECIO VARIABLE SEGÚN ESTACION

La madre de una posible víctima de Juan Carlos “N” afirma: “con sus piernas hicieron bistecs”

Aracely González se aferró a los barrotes gruesos en la entrada del penal de Chiconautla, Estado de México, donde se realizó la audiencia para los presuntos feminicidasJuan Carlos “N” y Patricia “N”. “¡Venimos a defender a nuestras hijas. Exigimos justicia!”, gritó.

Aracely es la madre de Luz del Carmen Miranda González, una niña de 13 años desaparecida en abril 2012, asesinada y descuartizada por la pareja de Ecatepec, según confesaron los mismos imputados en su declaración preparatoria.

La pareja fue detenida el pasado 5 de octubre luego del hallazgo de restos humanos en una vivienda ubicada en la calle Playas de Tijuana, en Jardines de Morelos, en donde vivía la pareja. Al momento de su aprehensión, Juan Carlos “N” y Patricia “N” trasladaban más restos en una carriola. La Fiscalía del Estado de México informó que la detención fue derivada de las investigaciones por la desaparición de Arlet Samantha Hernández, Evelyn Rojas Matus, Nancy Noemí Huitrón Solorio, y su bebé Valentina, de dos meses de edad.

Tras la detención, Juan Carlos “N” presuntamente confesó  dijo que mató al menos 10 mujeres.

El rostro inexpresivo y la actitud de frialdad que desde su detención han mostrado Juan Carlos “N” y Patricia, nuevamente destacó hoy en la audiencia encabezó el juez de control Eduardo Jiménez para resolver su situación jurídica.

El detenido ingresó a la sala con un pantalón de mezclilla y una playera oscura; Patricia “N” vestía una chamarra oscura, describieron las madres de las víctimas.

“Su actitud sigue siendo fría, no burlona pero fría. Los dos estaban muy fríos”, contó la mamá de una de las víctimas de la pareja.

Juan Carlos sólo mostró interés en una cosa: sus cuatro hijos. Pero, para Aracely, la inquietud del acusado no fue genuina

“Como siempre ellos no sienten culpa, no sienten nada. Expresó preocupación por sus hijos; pero yo lo dudo. Si él tuviera una preocupación aunque fuera por sus hijos, habría tenido preocupación por los niñas y niñas que mató, porque mi hija era una niña”, dijo la mujer, que fue de las pocas en ingresar a la sala.

Decenas de madres de mujeres desaparecidas congregadas en el colectivo Red de Madres en Búsqueda, activistas y medios de comunicación aguardaron en el exterior del penal. Entre los recesos, con información vaga y confusa, se enteraban lo que sucedía en el interior.

Se esperaba que el Ministerio Público presentara datos y evidencias de prueba que acreditan la presunción de responsabilidad de Juan Carlos “N” y Patricia “N” en el asesinato de al menos diez personas y que también se le vinculara por presunto delito de trata, debido a la bebé que vendieron luego de matar a su madre.

El ministerio público presentó como evidencias, el hallazgo de las bolsas con restos humanos que la pareja tenía en su poder al momento de la captura. Sin embargo, la pareja sólo fue vinculada a proceso por tráfico de restos humanos al que denominaron “delitos contra el respeto a los muertos” y violaciones a lasa leyes de inhumación y exhumación. No por feminicidio, ni trata.

Por otra parte, vecinos de Ecapetec, principalmente de Jardines de Morelos, lanzaron una convocatoria a familiares de víctimas de feminicidio o de desaparición para colocar un memorial sobre avenida Nicolás Bravo esquina con Avenida Pie de la Cuesta el próximo sábado 13 de octubre a las 13:30 horas.

DESCUARTIZÓ A UNA NIÑA

Aracely aprieta los dientes y endurece la mirada. “Yo pude ver los ojos del acusado […] Pido la pena máxima”, dijo la ofendida a medios de comunicación.

Luz del Carmen Miranda González desapareció el 12 de abril de 2012. Cinco años después entregaron los restos de la niña que fueron hallados en la sección Lázaro Cárdenas, en Jardines de Morelos, Ecatepec, Estado de México.

Hoy, fue  la segunda ocasión en que Aracely y su esposo, Jorge Miranda, ven al hombre que se hacía pasar por su amigo y que asesinó, descuartizó, e incluso se comió partes del cuerpo de su hija.

“Después de cortarle las piernas a mi hija, hicieron bistecs. El señor Juan Carlos hizo bistecs con las piernitas de mi hija, eso dijo en su declaración, […] que salió como un kilo y que días después se los comieron asados”, narró Aracely, con base a la declaración que leyó del imputado.

La familia Miranda González se mudó a Jardines de Morelos el 28 de noviembre de 2011. En el mismo edificio vivía Juan Carlos y Patricia. Como vecinos empezaron a tratarse y después se hicieron “amigos”:

“Este señor, como vio que mi hija estaba niña y estaba bonita, se aprovechó para abusar de nuestra confianza se hizo nuestro amigo”, contó.

Más en Sin Embargo