Regular
$19.09
Premium
$20.36
Diesel
$20.90
*Precio variable según estación

El FMI reduce su previsión de crecimiento para México en 2019 y 2020

El Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo su previsión de crecimiento de la economía mexicana a 2.1% desde el 2.5% para el presente año, ante una caída de la inversión privada.

No sólo eso, el organismo internacional encabezado por Christine Lagarde también disminuyó su pronóstico de crecimiento para el 2020 al ubicarlo en 2.2%, luego de que en su reporte anterior previó un Producto Interno Bruto (PIB) en 2.7%.

De acuerdo con su reporte Perspectivas de la Economía Mundial, el FMI explicó que las economías de mercados emergentes y en desarrollo como México han sido puestas a prueba por las difíciles condiciones externas de los últimos meses, en medio de tensiones comerciales, mayores tasas de interés en Estados Unidos, apreciación del dólar, salidas de capitales y precios del petróleo volátiles.

En dicho entorno, el FMI recomendó que “para abordar la pesada carga de la deuda privada y los descalces de monedas y vencimientos en los balances en algunas economías será necesario reforzar los marcos macroprudenciales”.

El organismo también consideró necesario que la política fiscal debe garantizar que los coeficientes de endeudamiento sigan siendo sostenibles cuando las condiciones financieras externas sean más complicadas.

“Focalizar mejor los subsidios y racionalizar los gastos ordinarios puede ayudar a preservar el gasto de capital necesario para estimular el crecimiento potencial y el gasto social que se requiere para mejorar la inclusión”, acotó.

El Fondo Monetario Internacional señaló que aún existe incertidumbre derivada de los procesos internos de ratificación en el caso del T-MEC, firmado entre Estados Unidos, México y Canadá.

“Por lo tanto, el comercio, la inversión y el producto a escala mundial siguen estando amenazados por la incertidumbre de las políticas y otras tensiones comerciales actuales. De no resolverse las diferencias y de materializarse el consiguiente aumento de las barreras arancelarias, aumentarían los costos de los bienes intermedios y de capital importados y los precios de los bienes finales para los consumidores”, advirtió el reporte.

Aparte de estos impactos directos, abundó, la mayor incertidumbre en torno a las políticas comerciales y las preocupaciones por una intensificación del conflicto y las represalias perjudicarían la inversión empresarial, perturbarían las cadenas de abastecimiento y frenarían el crecimiento de la productividad.

Fuente: Proceso