¿De qué están hechas las monedas de 10 pesos?

Por supuesto, pese a sus colores, la moneda mexicana de diez pesos no está fabricada con oro y plata. Lo cierto es que para muchos, podría surgir la duda respecto a la composición de esta emblemática pieza.

De acuerdo al Banco de México, esta moneda bimetálica está conformada por dos tipos de aleaciones; una más pesada que la otra.

Recomendamos: La preocupante razón por la que debes cubrir los números detrás de tu tarjeta.

La parte interior es una aleación de alpaca plateada conformada por:

65% cobre
10% níquel
25% zinc
El anillo periférico es una aleación de combre-aluminio

92% cobre
6% aluminio
2% níquel
El cobre. Este metal es parte fundamental en la mayoría de las monedas alrededor del mundo debido a las características de este metal: es ligero, barato y fácil de moldear.

Desde el inicio de la creación de monedas, el cobre se convirtió en un metal fundamental, pues tiene una resistencia destacable a a corrosión, y pese a su color característico, es fácil crear distintas tonalidades utilizándolo en las aleaciones.

Con bajos contenidos porcentuales de otros metales, es posible modificar su tonalidad.

Recomendamos: Así hacen para saber si el cajero te dio o no el dinero.

Gracias a estas características, es posible encontrar monedas antiguas en estados de conservación muy aceptables.

La parte interior pesa 4.75 gramos y el anillo externo 5.57 gramos. En total, cada moneda de 10 pesos pesa 10.32 gramos.

Comenzó a circular a partir del 1 de enero de 1996.

Fuente: Excélsior