Advierten organizaciones sobre intento de intervención militar estadounidense en México

Diversas organizaciones defensoras de migrantes y derechos humanos han denunciado el intento de una intervención militar estadounidense en México que comenzó a concretarse desde inicios del 2017 entre Estados Unidos, México y los países de Centroamérica.

El plan es incrementar la presencia del Comando Sur de Estados Unidos en la frontera de Guatemala y México, lo que significaría que por primera vez en la historia reciente haya operaciones oficiales del ejército de los Estados Unidos en territorio mexicano, según refieren las organizaciones en un comunicado.

“Hasta el momento hay muy poca información pública y oficial al respecto, sin embargo, la suma de algunos elementos nos permite concluir que se pretende una nueva ola en el histórico intervencionismo militar y económico de Estados Unidos en América Latina. Ante ello, como pueblos transfronterizos resistimos y nos oponemos rotundamente al despojo de nuestros territorios y nuestros cuerpos vía la ocupación militar, así mismo defendemos la vida, la dignidad y nuestra integridad”, refieren.

Estas organizaciones detallaron que hay dos acontecimientos de mucha preocupación que exige la movilización, por un lado refieren a un mensaje con motivo de la Conferencia de Seguridad de Centroamérica, realizado el pasado 25 de abril en donde se anunció la instalación de una fuerza de tarea del Comando Sur en el departamento fronterizo de Petén, en colaboración con los ejércitos de México y Guatemala, para operar a lo largo de la frontera.

Detallaron que el próximo 14 de julio se realizará además una Conferencia de alto nivel sobre seguridad y economía para México y Centroamérica que se realizará en la base militar del Comando Sur, donde se prevé la mutación del Plan Alianza para la Prosperidad, dándole un enfoque primordialmente militarista y de reinversión de capitales privados en la región.

En una de las reuniones se indicó de la instalación de una de las bases con el objetivo de realizar operaciones conjuntas vía área, marítima y terrestre a lo largo de la región transfronteriza de México con Guatemala, bajo el argumento de vigilar los flujos migratorios y perseguir a los cárteles del crimen organizado.

Aquí pueden leer el posicionamiento completo