* PRECIO VARIABLE SEGÚN ESTACION

Advierte Moody’s recesión en México por posible rompimiento de EU con TLCAN

La elevada dependencia comercial que México tiene con Estados Unidos sería su “principal vulnerabilidad” en el caso de que su socio decidiera abandonar, de manera unilateral, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), alertó hoy Moody’s, señaló la Agencia EFE.

Este aspecto, así como la introducción de fuertes barreras comerciales, “podría provocar una recesión que tendría diferentes efectos para los distintos sectores que calificamos en México”, señaló Moody’s Investors Service en un nuevo reporte.

En cuanto a la economía de los estados dentro de México, Moody’s aseveró que experimentarían “efectos de mayor consecuencia” si EU abandonara el acuerdo.

“Una caída en la inversión transfronteriza y el comercio bilateral probablemente llevaría a una recesión y ocasionaría a su vez una disminución de las participaciones federales”, que representan alrededor de un tercio de los ingresos totales de los estados.

La calificadora de riesgo precisó que su escenario base continúa siendo que se lograrán acuerdos entre los tres socios -México, Canadá y EU- para generar un tratado modernizado a finales de marzo de este año.

No obstante, matizó que también ha considerado otros “posibles escenarios”, incluyendo el que se daría en el caso de que EU se retire del tratado, lo cual “tendría consecuencias perjudiciales para el perfil crediticio de México (A3 negativa)”.

Ante un “final estresado del tratado”, las compañías con cadenas de producción transfronterizas “podrían mostrar resiliencia”, afirmó Moody’s.

Los principales fabricantes de autopartes en México, recordó, siguen siendo “proveedores clave” para las automotrices de su vecino del norte, y “sus negocios seguramente se mantendrían competitivos aun sin el TLCAN”, sobre todo si el peso experimenta un debilitamiento adicional.

Otras industrias con mayor dependencia en el consumo y la actividad económica local, como la de la construcción, no correrían la misma suerte y enfrentarían “problemas más serios”.

Además, en un escenario desfavorable en el que se contraiga la economía, se incrementaría el riesgo de activos para los bancos, ya que, aunque las instituciones financieras tienen una “baja exposición directa al TLCAN”, sí son sensibles a la volatilidad del mercado y la desaceleración de la actividad económica.

Del 25 de febrero al 5 de marzo tendrá lugar en México la séptima ronda de negociaciones del TLCAN, en vigor desde 1994.