Regular
$19.09
Premium
$20.36
Diesel
$20.90
*Precio variable según estación

Reporte Índigo resalta caos y narcoviolencia en Chihuahua; señalan a Corral

Noticias de Chihuahua.-

Mientras el gobernador del estado de Chihuahua, Javier Corral Jurado, conforma un grupo de políticos, empresarios e intelectuales que funcione como un contrapeso a la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, su entidad resiente un aumento de delitos, señala un amplio reportaje de Reporte Índigo que se reproduce de manera íntegra.

Lo anterior es lo que revelan las cifras de ilícitos del fuero común informadas por el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

Chihuahua había visto una reducción en homicidios dolosos, feminicidios, robo a casa habitación, y robo de vehículo, entre el 2015 y el 2016, pero en los últimos dos años el panorama ha sido distinto y las denuncias por estos actos se han incrementado.

Este repunte coincide con el inicio del gobierno del panista Javier Corral, quien rindió protesta al cargo como mandatario de la entidad más extensa del país en octubre de 2016.

“Es un sentir ciudadano, la seguridad pública se ha visto descuidada por la administración estatal y eso te lo dice la percepción de la gente, la mayoría se siente con miedo”

En el 2017 −primer año de la administración de Corral Jurado− hubo mil 566 denuncias por asesinatos y para el 2018 la cifra fue de mil 800.

En contraste, en los dos últimos años del gobierno priista de César Duarte Jáquez, 2015 y 2016, hubo 945 y mil 232 homicidios, respectivamente.

El año pasado Chihuahua fue el cuarto estado con la tasa más alta de homicidios, en promedio fueron asesinadas 47.16 personas por cada 100 mil, esta demarcación solo fue superada por Colima (81.09), Baja California (77.08) y Guerrero (61.35).

Los feminicidios también aumentaron de manera abrupta. En el 2017 las autoridades locales tuvieron conocimiento de 11 mujeres víctimas y para el 2018 fueron 51.

Un caso similar ocurre con el delito de robo a casa habitación, debido a que en el 2015 en territorio chihuahuense se registraron 3 mil 075 casos, para el 2016 fueron 2 mil 816; no obstante, para el 2017 este ilícito de disparó a 3 mil 682 incidencias y para el año pasado fueron 3 mil 132.

El hurto de vehículo también va en ascenso en el estado, las cifras indican que en 2015 hubo 4 mil 607 casos, para el 2016 se redujeron a 3 mil 931. Ya instalada la administración panista, ocurrieron 4 mil 542 robos en el 2017, pero el número alcanzó un nivel más alto en el 2018, pues se denunciaron 5 mil 058.

La población chihuahuense sufrió los embates de los conflictos entre células de la delincuencia organizada sobre todo entre los años 2010 y 2011, cuando los asesinatos superaron los 3 mil casos cada año; sin embargo, a partir del 2012 hubo una tendencia a la baja.

Para el diputado federal de Morena por Chihuahua, Francisco Jorge Villarreal Pasaret, el tema de los asesinatos es lo que más preocupa a la sociedad de la entidad, que espera que esos escenarios de enfrentamientos entre el crimen organizado no regresen.

“Es un sentir ciudadano, la seguridad pública se ha visto descuidada por la administración estatal y eso te lo dice la percepción de la gente, la mayoría se siente con miedo, se siente insegura y los índices no mienten”, explica Villarreal, quien es integrante de la Comisión de Seguridad Pública en San Lázaro.

El aumento de delitos en Chihuahua ha derivado en que el gobierno estatal destine un mayor monto a tareas de seguridad pública, aún cuando es una entidad con dificultades presupuestarias, asegura el senador del PAN, Gustavo Madero.

“Estamos ante un problema nacional y estatal muy serio de gran deterioro de la seguridad y que amerita respuestas más eficaces y contundentes, distintas a las que estamos teniendo hasta ahora”, dijo el senador Gustavo Madero.

De acuerdo con el presupuesto de egresos de Chihuahua, mientras en 2018 se destinaron 4 mil 749 millones de pesos a labores para seguridad y justicia, este 2019 se planea un gasto de 7 mil 226 millones, con la expectativa de contener la incidencia delictiva.

El alza de delitos de alto impacto también se ha reflejado en los índices de percepción de la inseguridad de los habitantes de Chihuahua.

Datos del Inegi indican que en el año pasado el 80.9 por ciento de los chihuahuenses declaró sentirse inseguro en su entorno. Esta cifra fue la más alta de los últimos siete años, pues en 2012 Estamos ante un problema nacional y estatal muy serio de gran deterioro de la seguridad y que amerita respuestas más eficaces y contundentes, distintas a las que estamos teniendo hasta ahora” Gustavo Madero Senador del PAN este índice fue de 82.7 por ciento.

En el 2017, la medición se situó en 74.2 por ciento de percepción de la inseguridad y en el 2016 fue de 63.1.

A la falta de seguridad que siente la ciudadanía en el estado del norte, se suma la desconfianza que existe en las autoridades locales.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción Sobre Seguridad Pública (Envipe) realizada por el Inegi, la policía estatal y la municipal cuentan con un 52 por ciento de confianza por parte de la población chihuahuense.

En contraste, las Fuerzas Armadas sí cuentan con una calificación aprobatoria en el porcentaje de confianza. La Marina es la mejor calificada con un 82 por ciento y el Ejército con 75 por ciento.

La Policía Federal también sale reprobada, pues solo cuenta con un 51 por ciento de confianza por parte de los habitantes de Chihuahua.

El especialista en materia de seguridad pública, Santiago Roel, asegura que gran parte de los actos ilícitos se concentran en Ciudad Juárez.

“Sabemos que es un punto importante de exportación de droga de México a Estados Unidos, pero también tiene su propio mercado. Es lo de siempre, cuando tú ves un incremento en delitos de alto impacto, sobre todo homicidio, pues tienen que ver con el mercado de drogas”, señala Roel, presidente de Semáforo Delictivo.

En su análisis sobre los delitos cometidos en enero de 2019 se indica que el 54 por ciento de los homicidios dolosos, el 67 por ciento de los robos de vehículo, el 27 por ciento de los hurtos a casa habitación y el 53 por ciento de robo a negocio, ocurren en la ciudad fronteriza.