Verónica Castro invita a los millennials a “La casa de las flores”

Con casi 50 años de trayectoria artística, Verónica Castro confesó que le preocupa la manera en que los millennials y su público de antaño recibirán su participación en la serie de televisión La casa de las flores, que se estrenará este 10 de agosto por Netflix, informó la Agencia Notimex.

Las series son caminos por los que yo no he transitado, por eso tengo mucha expectativa, nervios, miedo o llámenle como quieran. Me da tentación saber cómo me recibirán los millennials, los chamaquillos… De si les caigo bien, mal o que digan: ‘esta vieja me cae gorda, no la quiero, ya pasó, ya fue’. Los escuincles se pueden burlar de mí, pero quiero entrarles porque vienen arrasando en cosas que para nosotros eran tabúes intocables, que no podían actuarse en una pantalla y ni siquiera platicarse”, advirtió la reconocida actriz.

Sus fans, aquellos que crecieron con ella y aplaudieron su trabajo en telenovelas como Los ricos también lloran, Rosa salvaje, Mi pequeña Soledad o El derecho de nacer, también son tema de preocupación porque la verán en un personaje totalmente ajeno a lo antes desempeñado.

Me dolería que dijeran se volvió loca, ya no me gusta, ya no la quiero o qué desagradable, pues fue un público que me gané a pulso y de corazón”, platicó en entrevista, pues cree que daría malos ejemplos luego de que su personaje fuma mariguana, trafica la hierba, tuvo un romance fuera del matrimonio y la que dice ser su primera hija no lo es.

En La casa de las flores, Verónica Castro da vida a “Virginia De la Mora”, quien es propietaria de una florería y madre de tres hijos. En el primer episodio descubre que su esposo la engañaba con la mujer que decidió suicidarse justo en su negocio y en pleno festejo familiar. Conforme avanza la trama distribuida en 13 episodios, “Virginia De la Mora” debe deshacerse de tabúes y abrirse a la realidad por la que atraviesan ella, su marido y sus hijos, pues uno de ellos es homosexual, otra no acepta a su exesposo transexual y la más joven planea contraer nupcias con un afroamericano, entre otros tópicos. La apertura por la que experimenta su personaje también le sucedió a la actriz , por lo que recurrió a la frase: ‘Renovarse o morir’.

Aceptó que en el ayer, por ejemplo, no podía pronunciarse la palabra mariguana y hoy es tan normal decirlo o mostrar su uso en pantalla como lo hace “Virginia”.

Sí me cuesta trabajo sacarme todo eso (tabúes) de la cabeza, pero es maravilloso porque estoy entrando a un mundo totalmente nuevo. De alguna manera, voy a meter a mucha gente, a ver si les gusta, si realmente lo aceptan”, insistió La Chapis, como también le llaman, consideró que desarrolló su carrera en medio de una sociedad cerrada y ya establecida en sus conceptos.

“Es difícil cambiar esas formas de ser, esas estructuras que traemos los viejos, las gentes antiguas. Nos cuesta trabajo pensar que debemos abrirnos a muchas cosas. Mi personaje me sirve porque debo apoyar a mis hijos y sacarlos adelante, aunque al final siguen en su modus vivendi y en lugar de sacarlos, ellos me meten a mí”.

Una de las condiciones que puso al director Manolo Caro para actuar en la serie fue que nunca debía mostrar su cuerpo al natural ni hacer escenas de cama.

“Le dije: ‘ni desnudo ni chaca chaca’. No es porque me espante, sino porque a mí me gusta ver una escena de sexo en la que la pareja luce cuerpos hermosos. Pero ya cuando se ven carnitas, arruguitas y cositas feas, es desagradable a la vista, ya no está bonito”.