Sin Malcolm Young no existiría “Highway to Hell”

Normalmente, el miembro de la banda que toca la guitarra rítmica es considerado como un tipo relegado al fondo oscuro del escenario y que nunca dice nada, que se aburre durante las entrevistas y que solo está ahí para preparar el terreno para el siguiente solo impetuoso del guitarrista principal. Sin embargo, esta imagen jamás puede ser apropiada para definir a Malcolm Young y su papel como fundador y alma musical de la banda de hard rock AC/DC.

Antes de que se viese obligado a dejar la banda en 2014, después de 41 años, a causa de una demencia, Young le había dado a AC/DC su latido cardiaco implacable y su fuerza de hierro. Era considerado como uno de los mejores guitarristas rítmicos del mundo, que influyó a decenas de famosos músicos de hard rock, como James Hetfield, de Metallica, e Izzy Stradlin, de Guns N’Roses.

Junto con su hermano Angus, dos años menor que él, fundó en 1973 la legendaria banda de hard rock AC/DC en la ciudad australiana de Sydney. En realidad, Malcolm había nacido el 6 de enero de 1953 en la ciudad escocesa de Glasgow, pero la familia emigró cuando tenía diez años. En 1963, el joven Malcolm recibió como regalo su legendaria guitarra Gretsch Jet Firebird. El resto es historia.

De la canción “Highway to Hell” de AC/DC se vendieron en todo el mundo más de 200 millones de copias y los críticos siguen discutiendo sobre cuál es el lugar que la banda debe ocupar entre los primeros en las diversas listas: desde Greatest Hard Rock Artists hasta Greatest Artists of all Time pasando por Greatest Heavy Metal Bands.

Ya hace tiempo que la salud de Malcolm estaba quebrada. Primero fue tratado con éxito de un cáncer de pulmón, luego se resintió el corazón. El cantante Brian Johnson describió cómo Malcolm tomó su mano y se golpeó una y otra vez el pecho para mostrarle su nuevo juguete: “Marcapasos. Sensacional, compadre”. Johnson dijo que los miembros de la banda casi se cagaron de miedo. Ya habían circulado rumores pero solo unos meses después Angus Young reveló a la revista “Rolling Stone” que su hermano ya había sufrido lagunas de memoria y problemas de concentración antes de publicarse en 2008 el álbum “Black Ice”.

“Le pregunté: ‘¿Aguantas lo que estamos haciendo aquí?’, y me dijo “¡Mierda, sí!”. Angus contó que a Malcolm le gustaba terminar lo que había comenzado a hacer, aunque el legendario guitarrista tuvo que volver a aprender muchas cosas, inclusive riffs que él mismo había inventado para las canciones más exitosas de AC/DC.

A finales de 2014 quedaba claro que Malcolm no volvería. En esa época ya estaba siendo tratado en una clínica australiana. Durante la grabación de “Rock or Bust” y la posterior gira mundial fue sustituido por su sobrino Stevie Young, que ya lo había reemplazado en 1988, cuando el alcoholismo obligó a Malcolm a hacer una pausa.

El diagnóstico de demencia fue un duro golpe para la banda, dijo el cantante Brian Johnson al diario británico “The Telegraph”. Sin embargo, estaba claro que AC/DC seguiría dando conciertos: “Antes de que la demencia se apoderara totalmente de él nos dijo: ‘Simplemente salid y haced música, chicos, una vez más, solo para mí”.

Fuente: Vanguardia