Regular
$19.09
Premium
$20.36
Diesel
$20.90
*Precio variable según estación

Pilotaje chihuahuense-Demanda fronteriza-Moreno en apuros-Serrano desinhibido

LOS MALOSOS NOS contaron que en la víspera de la Semana Santa que recién quedó atrás, el que estuvo varios días en la Ciudad de México fue el presidente del Poder Judicial de Chihuahua, Pablo González, quien logró sostener encuentros privados con dos funcionarios de primer nivel de la 4T que ya los hubiera querido el propio gobernador Javier Corral, para desahogar una agenda rebasada en la entidad y que tiene que ver enteramente con la seguridad pública. Y es que el Magistrado Presidente del TSJ, en menos de 3 días, tuvo acuerdo con el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz y con el Secretario dé Seguridad Pública, Alfonso Durazo.

Ambos encuentros, nos dicen los enterados, estuvieron relacionados con temas que impactan directamente dos ángulos flacos del actual gobierno, primero que nada la relación con la federación y segundo la implementación de cualquier programa a largo plazo en materia de seguridad y justicia donde lleve la batuta Chihuahua.

Quien supo de la estancia de Pablo González en la CDMX, informó que fue la Oficina de la ONU en México para la atención al delito de desapariciones forzadas, en coordinación con el organismo internacional Open Society, los encargados de sentar al jurista con Gertz Manero, a fin de que en Chihuahua arranque un programa piloto -auspiciado y financiado por la ONU, obviamente- para implementar un mecanismo que fortalezca las acciones de investigación y solución a la desaparición forzada de personas.

Para que esto funcione, detallan los malosos, deberá incluirse la participación de la Fiscalía General del Estado que encabeza César Peniche, pues tanto la dependencia del Ejecutivo, como el TSJ, recibirán un acompañamiento de la FGR en esta materia donde Chihuahua tiene un profundo hueco que atender.

Se trata, nos cuentan, de un acompañamiento a los agentes de la Policía Ministerial y del Ministerio Público en labores de campo y escritorio así como al personal del Poder Judicial, enfocándose a jueces en la perspectiva del razonamiento jurídico para redimensionar la impartición de justicia en tratándose del delito de la desaparición forzada.

Ahora bien, ya sentados y en la barra, Pablo González aprovechó que pudo tener a tiro al sonorense Durazo, para pactar otro plan piloto ahora que entrará en operación la Guardia Nacional. Y es que resultó evidente la poca preparación de los procedimientos policiacos por parte de los efectivos militares enfundados en la GN, para realizar eficientes y jurídicamente seguras detenciones que terminaran ante un MP y eventualmente en un tribunal penal, motivo por el cual el llamado “debido proceso” durante la detención es prioritario.

Esa debilidad en la GN tocará a la justicia chihuahuense atender y los alcances de este programa, según cuentan los malosos, los tejió Pablo González directamente con Alfondo Durazo, con la finalidad de iniciar la intervención cognitiva-conductual en el destacamento que la GN envíe a Chihuahua, y mientras se realizan las acciones de patrullaje, a los elementos militares y de la marina que se desplieguen en territorio chihuahuense, serán encuadrados en este programa piloto. Ambiciosos ambos acuerdos, en espera de que la confianza federal en la justicia de Chihuahua no se altere con el abismo político creado entre el mandón local con el nacional.

******

EN ESTE MISMO rubro, con todo y número de teléfono, de WhatsApp y dirección del 23 Batallón de Infantería, comenzó el reclutamiento de los chihuahuenses que quieran integrarse a la Guardia Nacional, y es que ya inició la circulación de la convocatoria a través de todos los medios habidos y por haber, pues se pretende que para más tardar en la última semana de mayo, existan resultados de cuántos ciudadanos de Chihuahua han decidido unirse a las filas de la Guardia, el proyecto con el que el presidente Andrés Manuel López Obrador asegura que se revertirá la violencia en el país, y por supuesto, en la entidad.

Por lo pronto, los malosos nos comentan que la intención de que en un mes existan interesados en pertenecer a ese cuerpo policíaco que integrarán el Ejército, la Marina y la Policía Federal, es presentarle cifras constantes y sonantes a Alfonso Durazo, secretario de Seguridad Pública del gobierno federal, quien a más tardar la última semana de mayo visitará Ciudad Juárez, con la mira puesta en armar una buena estrategia que inhiba la narcoviolencia que trae de un ala a los fronterizos, al menos ese fue el acuerdo que amarró con el gobernador Javier Corral hace algunos días, cuando se reunieron en la Ciudad de México.

******

YA QUE MENCIONAMOS al gobernador Javier Corral y a funcionarios del gabinete federal, ayer el mandatario estuvo en la capital del país para reunirse con Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, a quien le exigieron una solución o ya de perdis una estrategia, referente al caos en que se ha convertido la frontera entre Ciudad Juárez y El Paso, especialmente lo que está ocurriendo con el comercio en los puentes fronterizos, sin embargo, a decir de los malosos de las alturas, el canciller fue claro al señalar que la política migratoria del presidente Andrés Manuel López Obrador continuará, es decir, los centroamericanos seguirán teniendo la frontera sur abierta, lo que implicaría más conflictos con el gobierno de Donald Trump y por tanto, más caos en los cruces fronterizos y más pérdidas millonarias para Texas y Chihuahua.

******

EL QUE YA siente pasos en la azotea provocados por los “morenistas” adoptados es el coordinador de programas federales, Juan Carlos Loera, mejor conocido como el súper delegado, y es que en estos días santos, el juarense se aventó una frase digna del mesías tropical, pero con tintes menos religiosos y sí de confrontación: “Lo cierto es que somos genuinos, venimos desde abajo y somos fundadores”, escribió Loera en su muro de Facebook, refiriéndose a los expanistas, expriistas y todos aquellos que dejaron su partido “vinculado a la mafia del poder” para abrirse paso en Morena.

A decir de los malosos, cada día que pasa y su inoperancia se hace más visible en la coordinación de programas federales, el súper delegado observa cómo se le escapan las posibilidades de ser candidato a gobernador por Morena, en donde otros le están comiendo al mandado, aunque tampoco deberían emocionarse tanto, con eso de que a casi cinco meses de López Obrador en el poder, al presidente ya se le está acabando su luna de miel y la popularidad se le viene abajo.

******

QUIEN SE DESINHIBIÓ y tal como se lo habíamos adelantado, destapó su apoyo hacia Ivonne Ortega por la dirigencia nacional del PRI, fue el excandidato del PRI a la gubernatura, Enrique Serrano, que el fin de semana volvió casi un año después a las redes sociales, tan sólo para anunciar su apoyo total a la exgobernadora de Yucatán, además, los malosos nos comentan que el también exalcalde de Juárez, convocó a una reunión de priistas para juntarle votos a Ivonne, en donde les expondrá las bondades de la exgobernadora a los tricolores que así gusten y deseen.